900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Al otro lado del teléfono sí encuentras a un profesional que te escucha e informa

Todo empezó el día de Reyes… ¡Y que regalazo nos trajeron los Reyes! Mi mujer tenía una falta y acudimos a una farmacia de guardia a comprar un predictor.

El resultado fue el deseado: "Estoy embarazada". Pasaron las semanas hasta que llegó uno de los días mas tristes de nuestra vida. El ginecólogo tras una exploración nos comunicó que nuestro  bebe tenía artería umbilical única y que solo tenía un riñón. Recuerdo esas semanas como si de un mal sueño se tratara, del que queríamos despertar, pero de lo que no dudamos nunca era de no quitarle la oportunidad de vivir a nuestro bebé.

Fue entonces cuando entró en juego la idea de conservar las células de la sangre del cordón umbilical, por si nuestro bebe lo necesitase en un futuro dada las circunstancias. No fue una elección fácil y mucho menos lo dejamos al azar y la suerte sino que tranquilamente estudiamos que empresa lo realizaría. Dadas las circunstancias queríamos que fuese la mejor y aquí empieza nuestra aventura. Cogí todos los trípticos habidos y por haber de la consulta de nuestro ginecólogo y de aquella a la que fuera cualquier familiar o conocido.

Cuando ya teníamos "la carta de presentación" de todas la empresas, llamamos una a una para comprobar que tal era el servicio. Recuerdo que hicimos llamadas incluso en festivos porque no nos podíamos arriesgar a que este proceso, tan importante para nuestro bebe, fallase. Tras esta primera prueba, descarté la gran mayoría de ellas porque su servicio no estaba a la altura dado que no tenían gente preparada al otro lado del teléfono o simplemente no cogían el teléfono y  no saltaba el contestador.

Cuando tan solo me quedaban dos empresas en nuestra dura elección, una de ellas empezó a llamarme día tras día intentando vendernos el producto a toda costa sin tener reparo en realzar sus virtudes criticando a la competencia. Síntoma que siempre he entendido de inferioridad y no dudé en descartarla.

Con nuestra decisión casi tomada, nos presentamos en la consulta del ginecólogo y le comentamos que queremos contratar el servicio y nos explica que dada las circunstancias de nuestro embarazo, nos lo recomienda y que la empresa que más seguridad ofrece, bajo su criterio, es IVIDA.

Recuerdo ese momento como algo mágico, como una luz a la esperanza… ¡Nuestro ginecólogo, sin saber de nuestra elección, nos estaba recomendando de, entre tantas, a IVIDA! La misma empresa que habíamos seleccionado nosotros.

Desde el día que contratamos el servicio, al igual que antes de hacerlo, la atención ha sido impecable. Al otro lado del teléfono sí encuentras a un profesional que te escucha e informa.

Y llegó el gran día, el día en que nuestro bebé llego al mundo. Eran las 3:23 de la madrugada (nunca lo olvidaré) y salí del quirófano (entré al parto puesto que fue natural) con la intención de comunicar a IVIDA que nuestro bebé había llegado al mundo.

Lógicamente a esas horas no me atendió nadie pero un contestador muy sencillo e intuitivo me pidió que dejase mis datos. Pues tal y como me lo habían prometido los señores de IVIDA, a primera hora de la mañana estaba recibiendo una llamada

en la que nos daban la enhorabuena a los papas y me informaban que el mensajero estaba de camino. Horas mas tarde, cuando el mensajero se llevó el kit totalmente precintado por los ginecólogos, volví a recibir una llamada de IVIDA para verificar que la recogida se había efectuado.

He de decir que todo esto ocurrió en sábado, un día festivo para la mayor parte de la población. Tan solo 4 días mas tarde del nacimiento de nuestro bebé recibimos de nuevo una llamada de IVIDA en la que nos comunicaban que todo había ido según lo previsto y que la muestra era totalmente satisfactoria.

Fue una sensación increíble que mi mujer y yo celebramos abrazándonos junto a la cuna del bebe. Un bebe que, por cierto, a sus dos semanas de vida está precioso y que queremos y amamos con locura.

Terminaremos esta historia, con un enorme GRACIAS a IVIDA por realizar este servicio y por realizarlo tan bien.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt