900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Cardiólogos del Hospital Gregorio Marañón encuentran cómo tratar el infarto con células madre

Se han encontrado numerosos tratamientos en el uso de células madre como tratamiento contra la diabetes, el ictus, la ceguera… Ahora reparar corazones infartados de pacientes agudos de miocardio también será posible gracias al desarrollo de células madre de segunda generación, así llamadas por ser genéticamente reeditadas antes de su trasplante al paciente

Así lo ha anunciado el profesor Francisco Fernández Avilés, responsable del Servicio de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón, servicio impulsor de la investigación, durante una intervención en el XIII Simposio de Terapia Celular e Innovaciones Cardiovasculares, que ha congregado en Madrid a los mayores expertos internacionales en regeneración cardiovascular; dónde ha presentado dicho estudio.

El citado estudio, que también ha sido publicado en el Journal of the American College of Cardiology, es el primero que mide la eficacia real de estos tratamiento basados en inyectar células madre en corazones infartados, respecto a las investigaciones elaboradas en Francia y Reino Unido. Consiste en tres diferentes métodos de trasplante de células madre: la inyección directa en la arteria coronaria responsable del infarto agudo de miocardio, inyecciones subcutáneas en la médula ósea de factor estimulador de colonias de granulocitos para que viajen al corazón por circulación periférica y, finalmente, una combinación de los dos anteriores.  

Para valorar la eficacia de estos tres tratamientos se midió con resonancia magnética la función de bomba o fuerza del corazón mediante la llamada fracción de eyección, y las dimensiones del ventrículo izquierdo mediante el llamado volumen telesistólico al año del tratamiento.

“El estudio demostró que estas estrategias reducen un 5% el tamaño de la cicatriz que perdurará durante el resto de la vida del paciente en su corazón y eso tiene implicaciones pronósticas favorables. El futuro de este tipo de terapias está en el uso de células madre de segunda generación”, afirma el doctor.

Con esto se confirma que son necesarios los estudios provenientes de “células madre de segunda generación”, así como ampliar el número de afectados, para demostrar diferencias clínicas reales en los pacientes con infarto agudo de miocardio. Pero para ello “es necesaria la colaboración de grupos investigadores a nivel mundial”, concluye el doctor Fernández-Avilés.

Fuente: Abacell

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt