900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Citomegalovirus y embarazo

La infección por citomegalovirus es una infección viral que, por lo general, no produce síntomas en los niños ni en los adultos infectados, pero puede tener graves consecuencias para el feto cuando la transmisión tiene lugar durante la vida intrauterina. Se puede transmitir de una persona a otra mediante el contacto con fluidos corporales infectados, como la saliva, la orina o la sangre pero, a diferencia de lo que ocurre con otras enfermedades infecciosas, la inmunidad materna no proporciona una protección absoluta durante el embarazo, ya que se puede producir la reactivación de una infección latente o la infección por cepas diferentes del virus, aunque en estos casos el riesgo para el feto es mucho menor.

Las mujeres que contraen la infección por citomegalovirus por primera vez durante el embarazo, tienen un 40% de posibilidades de transmitirlo al feto, siendo este riesgo especialmente elevado en la primera mitad de la gestación.

Problemas que puede traer el Citomegalovirus

Las manifestaciones clínicas que pueden presentar los nacidos afectados por esta infección van desde las alteraciones auditivas y/o visuales, hasta el retraso mental grave, que pueden aparecer incluso años después del nacimiento. El problema más importante radica en que en la actualidad no existe ningún tratamiento eficaz para evitar que una mujer infectada transmita el virus al feto, aunque se está investigando la posible utilidad de algunos tratamientos, pero todavía en fase experimental.

Cómo prevenir las infección

Desde el punto de vista preventivo, puede resultar útil la determinación de anticuerpos mediante un análisis realizado a la mujer antes del embarazo, de forma que las mujeres con anticuerpos negativos que están expuestas a padecer la infección por primera vez durante la gestación, tengan en cuenta una serie de medidas de higiene, como el lavado de manos meticuloso, evitar compartir vasos y utensilios con niños pequeños y eliminar cuidadosamente los pañales de otros niños. Estas recomendaciones deben tenerse en cuenta, sobre todo, si la mujer tiene hijos pequeños, trabaja en una guardería o en el caso de profesionales de la salud.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt