900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Cómo ayudar a tu bebé a eliminar los gases

Cuando alimentamos al bebé con leche materna o biberón los bebés tragan mucho aire, aire que acumulan en su cuerpo ocasionándoles molestias, irritaciones en forma de gases y con ello llantos

Esta situación hace que sea necesario ayudar a los bebés a eliminar gases pues por sí solos no son capaces. Es por esto que te proponemos una serie de consejos que pueden ayudarte en esta tarea. La clave data en elegir una postura adecuada:

  • Sobre el pecho. Apoya al pequeño sobre el pecho en posición casi erguida, manteniendo su cabeza a la altura del hombro del adulto. A su vez, acompáñalo con ligeros golpecitos en su espalda, para estimular el eructo. Coloca una toalla o paño sobre el hombro, para no ensuciarse la ropa en el caso de que el bebé vomite
  • Boca arriba. Tumba al bebé boca arriba, sujeta sus tobillos y acerca sus rodillas hacia el vientre, presionándolo con suavidad. Después, estíralas despacio, sin hacer rebote, y repite la acción varias veces. Otra alternativa que también da muy buenos resultados es subirle una pierna y luego la otra, como si hiciera bicicleta.
  • Boca abajo. Sujeta al pequeño boca abajo sobre uno de tus brazos asegurándote de que su cabeza quede un poco más alta que el resto de su cuerpo. Usa el otro para darle pequeños golpecitos en la espalda, siempre en sentido ascendente. Al mismo tiempo balancéale suavemente para estimular la expulsión del aire. 
  • Sobre las piernas. El cuerpo del bebé se coloca en una posición similar a la anterior, pero en vez de sujetarse con un brazo, el adulto se sienta y lo apoya sobre su regazo.
  • Sentado. Ahora es el niño quien se sienta. Cuando sepa sentarse, colócale en esta posición. Sostén con una mano su barbilla mientras que con la otra golpéale ligeramente la espalda, como vimos en posturas anteriores.
  • Masajes en círculos. Frótate las manos para calentarlas y que al bebé le resulte agradable a su tacto. Tumba al pequeño boca arriba sobre una superficie segura, bájale el pañal por delante y posa tus manos sobre su tripa para darle calor. A continuación, comienza a realizar con las yemas de tus dedos un masaje circular alrededor del ombligo, en el sentido de las agujas del reloj y abriendo poco a poco los círculos, presionando la zona con suavidad.

La frecuencia de ayuda con los gases no tiene una norma fija pues cada niño es diferente; de hecho, puede que haya veces que el niño emita gas sin ruido por lo que pasará inadvertido.

Ante esto la mejor solución es no molestarle cuando está tranquilo; aunque nadie mejor que el propio padre para determinar esta frecuencia de gases.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt