900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Cómo prevenir la candidiasis vaginal en el embarazo

La candidiasis vaginal es una infección provocada por un hongo, llamado Candida albicans, que está presente en pequeñas cantidades en la flora bacteriana vaginal e intestinal. Sin embargo, algunas situaciones favorecen que la cándida crezca en exceso, provocando los clásicos síntomas de esta infección vaginal: picor, enrojecimiento, ardor, flujo vaginal espeso y blanco, y dolor al mantener relaciones sexuales.

El embarazo y los cambios hormonales, la diabetes, el estreñimiento, la administración de antibióticos o corticoides, así como el uso de jabones demasiado agresivos para la higiene íntima son los principales factores que favorecen la proliferación de la cándida.

Los tratamientos para combatir la candidiasis vaginal pueden ser locales, mediante el uso de cremas u óvulos, u orales, a base de antimicóticos, que deben tomar los dos miembros de la pareja, siempre bajo la prescripción del ginecólogo. En el embarazo únicamente se puede utilizar tratamientos tópicos, es decir, óvulos y cremas, así como tratamientos calmantes y probióticos para regenerar flora vaginal.

Si la infección por cándida se presenta de forma frecuente, se pueden adoptar una serie de medidas que ayudarán a prevenir su aparición:

– Uso jabones íntimos con un pH fisiológico, es decir, con un grado de acidez parecido al de la mucosa vaginal (entre 3,5 y 5,5). Esto ayuda a no romper el equilibrio de la flora bacteriana.

– Lavarse de la vagina hacia el ano, y nunca al revés, para evitar contaminaciones.

– Utilizar braguitas confeccionadas con tejidos naturales (hilo, algodón, seda), porque las fibras sintéticas pueden irritar la zona y hacerla más vulnerable a las infecciones íntimas.

– Evitar usar vestidos de baño húmedos o ropa para hacer ejercicio por mucho tiempo. Lavar la ropa húmeda o sudada después de cada puesta.

– Evitar el uso de pantalones largos o cortos extremadamente apretados, los cuales pueden causar irritación.

– Si la pareja sufre una infección genital, las relaciones sexuales se deben hacer empleando un preservativo.

– Consumir con regularidad yogures con un elevado contenido de fermentos lácteos, como Lactobacillus acidophilus.

– Mantener el área genital limpia y seca, y evitar las duchas vaginales

– Evitar el uso de aerosoles, fragancias o polvos de higiene femenina en el área genital.

– Si tiene diabetes, mantenga un buen control de los niveles de azúcar en la sangre

– Se pueden usar probióticos vaginales de forma periódica para intentar controlar el crecimiento de la cándida.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt