900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Cómo conseguir que tu bebé use el orinal

En el momento en el que el pañal se convierte en un elemento sobrante en el desarrollo del pequeño (en torno a los 18 meses de edad) es el turno del baño. No obstante, muchos niños se sienten más seguros en un orinal que en la taza del váter. Esto se debe a que cuando el pequeño se sienta en el orinal, tiene los pies sobre el suelo lo cual le hace sentir seguro, en cambio ¿hace tu bebé un uso correcto de éste?

A continuación te damos una serie de consejos que permitirán a tu pequeño hacer un uso correcto del orinal.

  1. Prueba con pañales-braguita de entrenamiento. Estos pañales de entrenamiento de algodón grueso ayudan a que el pequeño se dé cuenta de lo bien que se siente estando limpio y seco pues notará antes la humedad.
  2. Espera a que tu hijo esté listo para esa transición. No existe una edad específica para comenzar a entrenar a tu pequeño a usar el orinal pero tampoco existe un tiempo límite para aprender a usarlo. Mientras más preparado esté el pequeño más rápido será el proceso
  3. Una vez que esté listo compra un orinal.  Si el niño le tiene miedo al orinal, no le obligues a usarlo. Suspende el entrenamiento por uno o dos meses. Dale tiempo para que se acostumbre a la idea de usar el orinal y para que se familiarice con él.
  4. Para ello, deja que el niño se siente en el orinal una vez al día y busca estímulos que lo hagan sentirse cómodo en éste. Eso sí, nunca le obligues a que se quede sentado durante mucho tiempo.
  5. Cuando tu hijo haga una deposición en el pañal, muéstrale como tiras las heces en el orinal. Esto le ayudará a entender que es ahí adonde deben ir a parar puesto que tu pequeño debe entender la importancia de poner cada cosa en su lugar.
  6. Acepta demoras y accidentes. Tras el entrenamiento la mayoría de los niños sufre accidentes, de manera que no hay nada de qué preocuparse. Recuerda también que los niños tienden a demorarse un poco más en el control de sus esfínteres que las niñas.
  7. Coloca el orinal en cualquier lugar, no tiene porque ser en el baño sino en zonas muy frecuentadas por él para que pueda usarlo en cualquier momento
  8. Tras esto, felicita a tu hijo cada vez que domine una etapa del entrenamiento: si orina en el orinal, si pide ir al baño…

A su vez, te detallamos aquello que no debes hacer:

  1. Forzar a tu hijo a que aprenda a usar el orinal sin que éste haya dado señales de estar interesado en ello. Si tu hijo se resiste lo mejor es esperar pero nunca forzar el proceso pues no es una competición.
  2. Tampoco fuerces la situación si el pequeño está experimentando otros cambios importantes en su vida, como una mudanza, entrada al colegio… Lo mejor es esperar a que todo se estabilice para empezar el entrenamiento.
  3. No vacilar en pedir ayuda pues hay ocasiones en las que las dudas pueden surgir
  4. Entreténle y dale estímulos que dinamicen su estancia en el orinal, pero no le dejes durante periodos largos pues puede que reaccione negativamente al entrenamiento y a sentarse en el orinal

Estos son algunos de los consejos que podemos darte cuando tu hijo abandona la fase del pañal y se empieza a convertir en adulto. No obstante ten en cuenta el temperamento del niño pues de su estado de ánimo dependerá mucho su progreso en el entrenamiento. Así, trabaja con el niño cuando esté más accesible para que logre los objetivos a su propio ritmo.

Foto: Public Domain Pictures

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt