900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)
bebe cuna

El síndrome del nido: qué es y cómo afecta a las embarazadas

Algunas mujeres embarazadas experimentan el síndrome del nido en sus últimas semanas de embarazo, es decir, la sensación o necesidad de tener todo listo para la llegada de su bebé. Este deseo por tener todo preparado y perfecto en casa para recibir a nuestro pequeño puede convertirse en una obsesión negativa para nuestro organismo. Esta necesidad hace que la embaraza se obceque en mantenerse ocupada y activa en tareas como limpieza de habitación, organización de ropa, colocación de armarios etc.

Lo que muchas embarazas desconocen es que, este ataque de pánico por recibir con los brazos abiertos a sus bebés puede ser perjudicial para sus últimas semanas de gestación, haciendo un sobreesfuerzo y derrochando más energía de lo habitual. Durante estas últimas semanas de gestación es recomendable permanecer descansada y no hacer actividades que supongan mucho esfuerzo, evitando peligros como caídas o simplemente fatigas. Hay que tener en cuenta que toda esa energía acumulada durante los nueve meses has de conservarla para la llegada de tu bebé, no cansarte ni preocuparte de que todo esté en su lugar meticulosamente.

No pasa nada si dedicas parte de tu tiempo a dejar todo preparado en casa antes de ingresar en el hospital, pero siempre con precaución. No cometas sobreesfuerzos que puedan arriesgar tu embarazo ni mucho menos lo realices sola, siempre que necesites la ayuda de una tercera persona, pide ayuda y compañía. Seguramente tu madre, alguna amiga o tu pareja quiera compartir contigo la última espera antes de recibir al bebé y siempre viene bien que tengas un poco de atención antes de que se la lleve toda la criatura que esperas.

Como el síndrome del nido muchas veces viene provocado por una situación de estrés y nerviosismo, evita el consumo de productos estimulantes como el café o el chocolate. Estos alimentos contienen sustancias que pueden excitar más a tu comportamiento provocando una actitud nerviosa y preocupada por lo que te viene encima, alarmándote de tal forma que puedes volverte hiperactiva, un estado muy problemático para los últimos meses de embarazo.

No te preocupes si padeces el síndrome del nido, simplemente, aprende a sobrellevar tus emociones y a actuar de forma dosificada. El instinto maternal es tan fuerte que puede hacerte llevar a un estado de profundo deseo por proteger y cuidar a tu bebé de la mejor forma posible pero, tranquila, estás preparada.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt