900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Embarazo anaembrionario. Síntomas y causas

El embarazo anembrionario o huevo huero es un tipo de aborto espontáneo en el que la gestación se detiene a las 5 semanas, por lo tanto, el óvulo es fecundado, implanta en el endometrio, se forma el saco gestacional, pero no llega a desarrollarse el embrión visible por ecografía. Es un problema frecuente. El 50% de las pérdidas del embarazo durante el primer trimestre ocurren de esta forma.

Generalmente se produce por problemas cromosónicos asociados a un óvulo o espermatozoide. Éstos se forman a partir de una célula que divide su dotación cromosómica a partes iguales: 23 cromosomas en cada óvulo o espermatozoide. Si se divide de forma anómala en 22/24 afectando a algún cromosoma indispensable para la vida, y es fecundado uno de éstos óvulos, se formará un embrión anómalo en el que puede haber un desarrollo inicial y formarse el saco gestacional, pero que no es capaz de generar un embrión, y es entonces cuando aparece el huevo huero.

Este problema es detectado a partir de la semana 6ª-7ª de embarazo cuando por medio de ecografía transvaginal se descubre que hay un saco gestacional sin embrión. A esta altura de la gestación, ya debería visualizarse el embrión con el latido cardíaco positivo. Generalmente la ecografía debe repetirse a los 5-7 días para comprobar que no es un embarazo de menor tiempo, en el que podría haber un error en la fecha de la última menstruación o en el que se hubiese ovulado más tarde.

Cuando una mujer presenta este tipo de aborto, puede manifestarse con un pequeño sangrado, o ser totalmente asintomático. Muchas veces el propio organismo de la mujer expulsa al embarazos. Se presentarán sangrado y dolor de tipo menstrual y posteriormente se produce la eliminación acompañada de una hemorragia moderada.

Otras veces si no se expulsa de forma espontánea, se debe utilizar medicación para lograr la expulsión del huevo y en ocasiones se debe recurrir a un legrado uterino para eliminar por completo todo el material relacionado con esta gestación. Cuando una mujer ha sufrido un embarazo anembrionario, y desea buscar un nuevo embarazo debe esperar, al menos, hasta después del próximo período menstrual normal. La menstruación ocurre generalmente entre los 20 y 40 días posteriores al aborto y luego el cuerpo se normaliza posibilitando una nueva fecundación.

El haber presentado un aborto, no implica un aumento del riesgo para presentar otro aborto. Existen las mismas probabilidades que para el resto de mujeres de tener un embarazo normal.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt