900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Embarazo de alto riesgo por placenta previa.

Se trata de un cuadro clínico que consiste en la implantación de la placenta en zonas anormalmente bajas del útero, pudiendo anteponerse total o parcialmente al feto.

Hoy en día, la realización de ecografías durante el embarazo permite conocer con precisión la localización de la placenta y establecer el diagnóstico de placenta previa. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el lugar de implantación placentaria puede sufrir modificaciones a lo largo de la gestación, de forma que con el crecimiento uterino se puede producir el desplazamiento ascendente y, placentas anormalmente bajas durante el segundo trimestre, pueden alcanzar una localización normal cuando el embarazo llegue a término.

Por otra parte, existen diferentes grados, desde la placenta que ocupa totalmente el orificio que comunica con el cuello uterino, hasta aquellos casos en los que la inserción de la placenta es baja, pero sin obstruir dicho orificio. Esta circunstancia resulta determinante en el momento del parto, ya que cuando existe una placenta previa oclusiva total, el parto por vía vaginal es imposible y hay que recurrir a la realización de una cesárea.

La placenta previa puede cursar de forma asintomática, aunque en otras ocasiones está presente el síntoma principal de este cuadro, que es la hemorragia genital.Cuando los episodios de sangrado se producen de forma precoz, peor es el pronóstico del embarazo ya que, aunque inicialmente cesen, tienden a repetirse y a ser cada vez más graves, llegando incluso a ser necesario realizar una cesárea de forma prematura. Cuando el embarazo cursa sin complicaciones hemorrágicas, si la placenta es oclusiva, se debe programar una cesárea, teniendo en cuenta que el riesgo de sangrado quirúrgico se encuentra notablemente incrementado en estos casos.

Un embarazo con placenta previa debe ser considerado de alto riesgo. Se debe informar de manera individualizada a cada gestante, explicando la situación concreta en cada caso, los riesgos y el tipo de parto posible. Es fundamental, además que la mujer sepa que, ante la presencia de hemorragia, debe acudir a un hospital que disponga de medios suficientes para la asistencia materna y del recién nacido.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt