900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Embarazo múltiple: ¿gemelos o mellizos?

Un embarazo múltiple es aquel en el que se desarrolla más de un feto. Esto se produce como resultado de la fecundación de dos óvulos diferentes, dando lugar a mellizos; o cuando un óvulo se divide, dando lugar a gemelos. Esto hace que los mellizos no sean idénticos genéticamente.

Un aumento de peso superior a lo habitual (17 y 20 kilogramos) en las últimas etapas del embarazo y agrandamiento del útero es un signo de que tu embarazo es múltiple.

En los últimos años ha aumentado la cifra de embarazos múltiples a causa de los tratamientos hormonales para provocar embarazos, que con frecuencia provocan también el desarrollo de varios óvulos. Aunque muchas veces influye también la predisposición genética y la edad de la madre. A más edad, mayor es la concentración de hormonas folículo estimulante (FSH) y más frecuente la presencia de varios óvulos que pueden ser fecundados.

En el embarazo múltiple el tipo de parto dependerá de la posición de los fetos y de las consideraciones clínicas, pero en la mayoría de los casos se realiza una cesárea programada. La vía vaginal es posible, pero no hay que olvidar las posibles complicaciones, ya que son fetos pequeños y más delicados.

Esto hace que se hable de un embarazo con posibles riesgos, detallados a continuación:

Riesgos para la madre:

El organismo de una mujer tiene que realizar un esfuerzo para adaptarse a esta sobrecarga, que comporta:

  • Mayor frecuencia de partos pretérmino (partos prematuros).
  • Aumento de la tensión arterial materna (preeclampsia).
  • Alteraciones de la glucemia de la madre (diabetes gestacional).
  • Problemas con la placenta.
  • Hemorragias posparto más frecuentes.

Riesgos para los bebés:

Los riesgos se derivan fundamentalmente de la prematuridad (nacimiento antes de la semana 35 de gestación) y del retraso del crecimiento intrauterino.

– Prematuros. Más propensos a presentar trastornos en la salud en el período inmediatamente posterior a su nacimiento así como discapacidades permanentes, como retraso mental, parálisis cerebral y pérdida de la visión y de la audición.

– Retraso del crecimiento.

– Mortalidad perinatal.

– Defectos congénitos.

– Síndrome de transfusión fetal.

– Cantidades anormales de líquido amniótico.

Consejos para un embarazo feliz

Pero con prevención y cuidado todo es posible. Para que todo transcurra bien para ti y para los fetos, debes tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Si estás embarazada de gemelos debes beber más: lo mejor es un vaso de agua cada hora. Es el mejor medio de mantener bajos la tensión arterial y el riesgo de sufrir gestosis.
  • Descansa mucho: soportas un gran peso corporal y esto conlleva riesgos.
  • Tanto si esperas gemelos como si no, cuida tu alimentación. Come equilibradamente.
  • No debes hacer dieta en ningún caso por miedo a engordar, pero tampoco hay que comer por tres.
  • Evita los grandes esfuerzos y el estrés, ante el peligro de contracciones prematuras. Descansa especialmente a partir del séptimo mes, para evitar un parto prematuro.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt