900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

¿Esperamos demasiado de nuestros pequeños? El autocontrol

El embarazo y el tener hijos es una situación maravillosa pero no es tarea fácil. Dormir a los pequeños, darles de comer, asearles, y sobre todo rabietas…  un sinfín de actividades que nos estresan y enfadan; y eso hace que la comunicación con nuestros pequeños no sea ni asertiva ni eficaz, perjudicando su educación y comportamiento futuro.

Y es que su estado de ánimo depende en muchas ocasiones del nuestro. Pero no sólo esto, no olvidemos que los pequeños imitan nuestra conducta por lo que darles pie a que sepan imitar conductas negativas no favorece en absoluto al desarrollo del pequeño, asi como a las relaciones en el hogar. Para evitar todo esto la clave es el autocontrol

¿Cómo actuar entonces con autocontrol?

  • Anticiparse a rabietas ofreciendo alternativas, sin usar el razonamiento mientras ésta esté en su punto más alto de intensidad.
  • No caer en los gritos ni la rabia contenida
  • Ni por mucho que llore merece ser castigado, ni por mucho que se calme merece un premio. Sigue a lo tuyo como si nada pasase, aunque tenga lugar en sitios publicos
  • Realiza gestos abiertos (como los “brazos abiertos”), posiciones en las que no protegemos nuestro cuerpo ni estamos creando barreras.
  • La escucha activa. Hacerle sentir que le escuchas le ayudará a forjar una personalidad propia

Esto denota que en el autocontrol no sólo es importante lo que decimos sino cómo lo decimos. Así, teniendo en cuenta el autocontrol tu tono de voz será más suave, el ritmo de locución no demasiado rápido, la mirada atenta a sus ojos…En definitiva, la comunicación con tu pequeño mejorará y con ello su comportamiento futuro.

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt