900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Estimulación del desarrollo de tu bebé. Bebés índigos

“La estimulación temprana es el conjunto de medios, técnicas y actividades con base científica y aplicada de forma sistemática y secuencial desde el nacimiento hasta los 6 años de edad, con el objetivo de optimizar su desarrollo cognitivo, físico, emocional y social, para evitar estados no deseados en el desarrollo y ayudar a los padres con eficacia y autonomía, en el cuidado y desarrollo del infante”, Orlando Terré, 2002 (1).

Desde el nacimiento los niños reciben estímulos externos para interactuar con los demás y su entorno. Dichos estímulos permiten presentar al bebé diferentes oportunidades para explorar, desarrollar destrezas y habilidades de manera natural y entender lo que está sucediendo alrededor, facilitando el desarrollo y crecimiento del pequeño. Para ello es necesario la estimulación temprana.

La interacción es mejor que la observación, los bebés deben interactuar con las personas y objetos, no ser meros observadores.

El desarrollo neural más importante se produce durante los 3 primeros años de vida, de los cuales la época de los 6 a los 12 meses es la de los grandes descubrimientos, cuando el bebé se convierte en explorador de curiosidad insaciable. Pero, ¿qué sucede cuando la estimulación temprana se da de forma automática en el bebé? Hablamos de los niños índigos.

  1. Gran capacidad creativa y autodidactas.
  1. Manifiestan sus necesidades, ideas y opiniones, además de que tienen una gran energía.  
  1. Saben aprovechar los recursos que tienen a su alcance pues tienen buena mano con la tecnología
  1. No les gusta que les impongan sin recibir explicaciones ni alternativas pues no toleran la autoridad absoluta.
  1. Al no aceptar sistemas de interacción establecidos, los propios de la estimulación temprana, pueden parecer antisociables.

Estos años son claves en el desarrollo de la personalidad, autoestima, autonomía y las habilidades sociales del bebé entendiendo que la estimulación temprana no es la misma para todos los niños pues cada uno desarrolla a su ritmo. Así, ha de ser una estimulación positiva: hay que jugar con ellos y ser constantes con los ejercicios, en la repetición está el resultado pero sin forzarles a ello, la clave es respetar su ritmo.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt