900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

La amniocentesis: qué es, para qué sirve y cómo se practica

La amniocentesis es un examen médico prenatal que se hace durante el embarazo a través del cual se puede recoger información sobre el desarrollo del bebé. Esta prueba consiste en la extracción de una pequeña muestra del líquido amniótico, líquido que rodea al feto en el útero, para analizarla.

La amniocentesis suele realizarse cuando la embarazada se encuentra entre la semana 16 y la 22 de gestación y suele ser común en mujeres con predisposición genética a que el bebé sufra problemas genéticos o cromosómicos. Suele ser la embarazada la que decide si se somete a esta prueba o no ya que la amniocentesis implica ciertos riesgos como la posibilidad de sufrir un aborto espontáneo.

¿Para qué se utiliza la amniocentesis?

Existen diferentes razones por la que puede emplearse la amniocentesis durante el embarazo:

  • Detección de problemas genéticos o cromosómicos del feto como el síndrome de Down.
  • Detección de enfermedades que afecten a las funciones metabólicas.
  • Para detectar posibles infecciones intrauterinas.
  • Determinar la madurez de los pulmones del bebé para saber si se corre riesgo de parto prematuro.
  • Con el fin de verificar el bienestar del bebé en el útero.
  • ¿Cómo se practica una amniocentesis?

    Antes de practicar la amniocentesis se hace un examen con la ayuda de un escáner para determinar la posición del feto y la placeta, tras esto se inserta una aguja en el útero y se retira un poco de líquido de la bolsa amniótica. Tras extraer el líquido amniótico se procede a un centrifugado del mismo con el que se separan las células desprendidas del feto, estas células se cultivan durante un período que va de 2 a 5 semanas y con los resultados se analiza el estado de salud del bebé.

    ¿Hay alguna alternativa?

    Por fortuna existen alternativas tan o más efectivas como la amniocentesis que no encierran riesgo alguno y se pueden realizar cómodamente, un ejemplo es el test prenatal NACE Plus. Se trata de un estudio prenatal no invasivo con el que mediante un análisis de la sangre de la madre, se puede identificar si el futuro bebé puede sufrir un trastorno genético, como por ejemplo el Síndrome de Down. En la sangre de la madre se pueden encontrar células del feto, lo que facilita poder acceder a la información genética y concretamente identificar el número de cromosomas del futuro bebé.

    Comparte

    No hay comentarios.

    Deja un comentario

    Comentario


    btt