900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

La lactancia tras una cesárea, complicada pero no imposible

Después de una cesárea es normal que al principio sea más complicado amamantar a tu pequeño, pero lograrlo resulta igual o más beneficioso para el bebé que en un parto normal.

Y es que amamantar tras una cesárea tiene beneficios en el plano físico: el útero volverá antes a su tamaño, perderás peso con más facilidad, supone el mejor alimento y una fuente de protección frente a las infecciones para tu bebé.

Entonces, ¿por qué es complicado al principio? A continuación te detallamos una serie de obstáculos que pueden dificultar el proceso de lactancia tras la cesárea:

1. Retraso en la subida de la leche. Hay estudios que señalan que las madres que dan a luz por cesárea presentan niveles de oxitocina y prolactina (hormonas de la lactancia) más bajos que las que lo hacen por vía vaginal lo que hace que la leche tarde más en subir. En verdad esto no es del todo cierto pues también influye la práctica hospitalaria.

Cuando tienen que llevar al bebé o la madre a observación son separados lo que hace que se tarde mucho en la primera toma y con ello se produzca menos leche.. No obstante, en ocasiones, durante la estancia en observación el bebé puede recibir chupete, biberón o suero, alterando su proceso de la lactancia.

Así, es importante no distanciar mucho las tomas de lactancia materna y poner al bebé al pecho lo antes posible, buscando la postura más adecuada (tumbada, sentada con un cojín. Para ello pide en tu hospital que no te separen de tu hijo, la observación clínica puede hacerse mientras el pequeño está en tus brazos. Estás en tu derecho a estar con él.

2. Dolor al darle el pecho. La herida de la cesárea tarda unos días en dejar de molestar. Pero hay posturas y calmantes que te pueden ayudar a aliviar ese dolor ya que el dolor inhibe la creación de leche.

3. Cansancio. Una cesárea es una operación importante que supone un estado físico deprimido por la operación al cuidado de un recién nacido. Esto genera un estrés que es normal que te sientas igual de cansada que durante el embarazo. Sigue las indicaciones pertinentes para encontrarte más a gusto puesto que a mayor cansancio menor desarrollo de prolactina.

Foto: Mavi Villatoro

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt