900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

La natación durante el embarazo

 

La práctica habitual de ejercicio durante el embarazo es uno de los hábitos que favorecen el buen estado de salud tanto de la embarazada como del bebé. Practicar ejercicio durante los meses de gestación, además de ayudar a controlar el aumento de peso, mejora la condición cardiovascular y muscular de la embarazada.

La natación es uno de los ejercicios físicos más recomendados para las embarazadas ya que se puede practicar durante los nueve meses de gestación sin existir ningún riesgo o contraindicación.

Los beneficios de practicar natación durante el embarazo

  • Ayuda a quemar calorías y, por lo tanto, a controlar el aumento de peso.
  • Ayuda a tonificar los músculos.
  • Mejora la circulación
  • Ayuda a disminuir los dolores de espalda típicos de la gestación.
  • Mejora la capacidad respiratoria.
  • Ayuda a controlar los niveles de estrés.
  • Mejora la posición de las vértebras.

Aunque la práctica de natación durante el embarazo apenas supone riesgos para la embarazada, sí que existen una serie de precauciones que deben tenerse en cuenta a la hora de practicar este ejercicio:

  • No es aconsejable practicar natación después de comer ya que los cambios de posición de este ejercicio favorece la aparición de náuseas.
  • Es importante beber agua antes, durante y después de practicar natación. Bajo el agua es frecuente no sentir calor ni necesidad de beber, pero la natación no deja de ser un ejercicio que conlleva esfuerzo físico y sin beber cantidades suficientes de agua se puede correr el riesgo de deshidratarse.
  • A la hora de acceder a la piscina es conveniente hacerlo por las escaleras. No es conveniente entrar saltando ya que se puede producir impactos que perjudiquen al vientre.

Fotografia de Sol Robayo

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt