900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

La sangre de cordón umbilical frente al VIH

Timothy Brown, un ciudadano estadounidense de 44, residente en Berlín desde hace 20 años, el cual sabía que estaba infectado por el VIH desde hacía 10 años y tomaba la correspondiente medicación antirretroviral, empezó a sentirse mal después de un viaje a Seattle. Se sentía cansado. Al principio pensó que podía estar motivado por el viaje, pero luego descubrió que en verdad lo que tenía era una leucemia.

Debido a la gravedad de su leucemia, los médicos decidieron realizarle un trasplante de progenitores hematopoyéticos de médula ósea para curarlo. Pero no se limitaron a esto: decidieron buscar un donante especial que tuviera una mutación genética del receptor CCR5 conocida como delta-32, que hace que las personas que la tienen sean inmunes contra la mayoría de las cepas del VIH. La suerte jugó un papel fundamental, porque se encontró un donante compatible que además presentaba esta mutación a pesar de que esta mutación se presenta en menos del 1% de los donantes. El trasplante se realizó con éxito. Luego de la operación, los médicos le aconsejaron que suspendiera el tratamiento con antirretrovirales porque temían que estos pudieran dañar también las células de la médula recién implantada. Varios años más tarde, los especialistas no han podido encontrar ningún rastro del VIH en el paciente.

Este caso, el cual se conoce como el “paciente Berlín” fue el primer paciente curado de VIH tras un trasplante de médula ósea, y ha supuesto un impulso para médicos de todo el mundo que han intentado replicar este logro. Poco tiempo después se conoció el fracaso de dos casos realizados en Boston, sin embargo un grupo español que ha llevado también a cabo el trasplante de progenitores hematopoyéticos pero en este caso con sangre de cordón umbilical, han vuelto a conseguir el mismo éxito que con el paciente Berlín.

El ‘paciente de Barcelona’, como se conoce este paciente español, un varón de 37 años que se infectó en 2009 con el VIH y que en 2012 desarrolló un linfoma agresivo había recibido varios tratamientos antes de este trasplante. Al no localizar donantes de médula ósea compatibles, se le propuso realizar un trasplante de sangre de cordón pero de una unidad con la mutación del receptor CCR5. De esta manera, al paciente se le infundió una unidad de sangre de cordón umbilical, con la mutación CCR5, que a su vez fue complementada con la infusión de células madre hematopoyéticas de un donante un 50% compatible para facilitar el injerto. A los 11 días, el ‘paciente de Barcelona’ ya estaba recuperado y a los tres meses del trasplante, se comprobó que ya no tenía el VIH en su organismo. Se le hicieron múltiples pruebas para asegurar que el virus no estaba en ningún reservorio del organismo.

Aunque el ‘paciente de Barcelona’ falleció tiempo después por complicaciones del linfoma, su experiencia ha dado pie a un proyecto ambicioso donde España pondrá en marcha el primer ensayo clínico del mundo sobre el uso terapéutico de sangre de cordón umbilical en pacientes VIH positivo con cáncer hematológico.

Este ensayo, comenzará a partir de marzo de 2015 y el objetivo es reclutar a unos cinco pacientes en un plazo de dos años para, posteriormente, realizarles un seguimiento durante al menos 12 meses.

Fuentes:

http://elpais.com/diario/2011/01/25/salud/1295910002_850215.html

http://www.elmundo.es/salud/2014/11/06/545b4b46e2704ee66d8b4570.html

– Hütter G, Nowak D, Mossner M, Ganepola S, Müssig A, Allers K, Schneider T, Hofmann J, Kücherer C, Blau O,

Blau IW, Hofmann WK, Thiel E. Long-term control of HIV by CCR5 Delta32/Delta32 stem-cell transplantation. N Engl J Med. 2009 Feb 12;360(7):692-8

– Allers K, Hütter G, Hofmann J, Loddenkemper C, Rieger K, Thiel E, Schneider T. Evidence for the cure of HIV infection by CCR532/32 stem cell transplantation. Blood. 2011 Mar 10;117(10):2791-9

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt