900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

La toxoplasmosis, una de las infecciones más frecuentes en los humanos.

La toxoplasmosis está ocasionada por un protozoo que se aloja en el intestino de los gatos, aunque parasita en otros animales, que actúan como huéspedes intermediarios. En la mayoría de los casos la infección pasa desapercibida, ya que cursa como un cuadro gripal, pero cuando una gestante sufre una infección aguda por toxoplasma, puede transmitirla al feto.

La afectación del feto puede ocasionar graves alteraciones y puede llegar a ser tan grave como para producirle la muerte. Las probabilidades de transmisión al feto aumentan a medida que avanza la gestación, aunque también hay que decir que la afectación es más grave en las fases más precoces del embarazo.

Si la gestante ha tenido una toxoplasmosis antes del embarazo, su organismo está dotado de anticuerpos que protegen frente a una nueva infección y no existe riesgo de transmisión al feto.

En caso de no ser así, se debe evitar en la medida de lo posible que la mujer adquiera la infección durante el embarazo, adoptando una serie de medidas preventivas:

  • La ingesta de carnes crudas o poco cocinadas puede suponer una vía de contagio, por lo que debe evitarse en mujeres no inmunizadas;
  • También cuando se manipula carne cruda es conveniente usar guantes o lavarse bien las manos después;
  • Puesto que las heces de los gatos pueden estar contaminadas por el protozoo, se debe evitar el contacto con estos animales;
  • Si hay un gato doméstico en el domicilio, es fundamental mantenerlo siempre dentro de casa y evitar limpiar sus deposiciones;
  • Las heces de los gatos infectados pueden contaminar la tierra, frutas y verduras, de ahí que sea aconsejable usar guantes si se trabaja en un huerto o en un jardín y lavar cuidadosamente las frutas y las verduras que se vayan a ingerir crudas.

Cuando se identifica una infección por toxoplasma en una gestante, es necesario realizar una serie de pruebas encaminadas a esclarecer si el feto está afectado o no, con el fin de iniciar lo antes posible el tratamiento antibiótico, aunque éste no siempre es eficaz.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt