900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

“La vida siempre es una ‘gran Inversión’ y más si se habla de tus propios hijos”

El motivo por el que decidimos conservar las células madre del cordón umbilical de nuestro segundo hijo fue porque la vida siempre es una “Gran Inversión” y más si se habla de tus propios hijos. Tras conocer la posibilidad de poder disponer de su cordón umbilical para el tratamiento de varias enfermedades, no lo dudamos ni un segundo, ya que, si el día de mañana se diera el caso, nunca me hubiese perdonado el haber tenido las células 9 meses conmigo y no haberlas conservado.

Fue un médico amigo quien nos facilitó la información de manera genérica y nos comentó que cada vez más esta técnica de conservación de células madre se estaba aplicando en los hospitales privados. Ya con nuestro primer hijo quisimos realizarlo, pero al ser en el año 2008 en un Hospital Público sólo se podía donar; había mucho desconocimiento y falta de información, por lo que, no obtuvimos mucha colaboración por parte del centro sanitario y como la situación era inminente no se llegó a donar. Por suerte, posteriormente tras decisión de conservar las células del cordón de mi segundo hijo, nos informaron que éstas también le servirían al primogénito para el tratamiento de enfermedades.

Hicimos la contratación con IVIDA, ya que, es una empresa española con sede en Madrid a la cuál podíamos desplazarnos para un mejor asesoramiento si fuese necesario. Además teníamos buenas referencias de otros casos, incluso publicados en medios de comunicación y eso nos reconfortó bastante, de manera que nos decidimos por IVIDA.

Desde el primer momento y tras la primera llamada telefónica todo fueron facilidades, nos explicaron todo muy claro y nos trataron bastante bien, tras nacer el niño recogieron la sangre del cordón y nos tuvieron al tanto de todo el proceso, documentación, análisis, informes y demás, desde entonces hace más de dos años y estamos tranquilos, seguros de que hemos hecho lo mejor para nuestros hijos.

Esperamos no tener que usar nunca esas células y que nuestros hijos nunca las requieran, pero hoy dormimos tranquilos ante ciertos riesgos…

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt