900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Las células madre mesenquimales de tejido de cordón, podrían ser tan eficientes como la células madre embrionarias

Ya se observó como la terapia con células madre constituye el mayor avance para la medicina regenerativa pero ¿que tipo de células madre son las mejores para ello?

Podemos encontrar tres tipos de células madre: las células madre mesenquimales de tejido de cordón (células adultas), las células madre amnióticas y las células madre embrionarias. Las primeras son células pluripotentes, es decir, que se convierten en cualquier tipo de células. Así, pueden dar lugar a cartílagos o huesos, aprovechando tanto su capacidad de producir tejidos esqueléticos como de dirigir la función de células hematopoyéticas y vasculares lo que puede favorecer en la investigación con células madre. Sin duda, datos que denotan su eficacia frente a otro tipo de células como las embrionarias.

De hecho, por cada 70 tratamientos logrados con células madre adultas, se dan 0 con células madre embrionaria, según explicó el patólogo Lukas Kenner en su conferencia sobre «Investigación con células madre y bioética», organizada por el Grupo Interdisciplinar de Investigación Bioética del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala.

Y es que el experto augura poco futuro a las células madre embrionarias, desde un punto de vista científico y técnico puesto que las CME no se van a aplicar en humanos pronto, hay demasiadas dificultades médicas y técnicas y ello dificulta que sirva como tratamiento contra ciertas enfermedades.

A su vez, las células madre adultas se pueden aislar fácilmente de células de un paciente, hacerlas pluripotentes y diferenciarlas en el tipo que se desee, sin riesgo de rechazo, son las células reparadoras naturales de nuestro cuerpo.  Además, tampoco contarían con el factor de ético de que para conseguirlas habría que destruir un embrión.

En cambio, sólo se trata de estudios iniciales. Todavía quedan cuestiones acerca de cómo pueden controlarse estas células, cómo se van a comportar una vez trasplantadas en el cuerpo, cómo se van a introducir en el lugar adecuado para que puedan hacer su efecto de modo eficiente, etc. Al estudiar cómo actúan estas células y cómo se comportan en el interior del cuerpo, los investigadores esperan poder desarrollar nuevos tratamientos seguros y efectivos en el futuro, como ya se está haciendo.

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt