900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Lesión del suelo púlvico

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y membranas que cierran la parte inferior del abdomen, comportándose como una hamaca flexible de apoyo para la vejiga, el aparato genital (vagina y útero) y el recto.

La patología asociada al suelo pélvico deriva de los órganos que sostiene (recto, vagina y útero, y vejiga), en la medida que la debilidad o disfunción de éstos músculos del suelo pélvico ocasiona una mala posición de los órganos mencionados, ocasionando su descenso (prolapso) y puede alterarse la continencia urinaria y/o fecal.

La disfunción del suelo pélvico, que incluye principalmente la incontinencia urinaria, la incontinencia fecal y el prolapso uterino, afecta al menos a un tercio de las mujeres adultas

Causas que originan lesión del suelo pélvico:

– Embarazo: tanto el peso del útero como el efecto relajador de las hormonas pueden debilitar el suelo de la pelvis

– El parto produce lesiones musculares durante el periodo de expulsivo.

– Déficit de estrógenos en las mujeres postmenopáusicas, provocan pérdida de tono y flacidez de los músculos perineales.

– Intervenciones quirúrgicas sobre el periné.

– Obesidad.

– Estreñimiento crónico.

– Tos crónica (tabaquismo, bronquitis).

Rehabilitación del suelo pélvico

Se puede realizar de 2 formas diferentes

– Preventiva: en pacientes con factores de riesgo y algún grado de deterioro del suelo pélvico aunque no presenten en la actualidad ninguna sintomatología.

– Terapéutica: de forma aislada en casos de disfunción leve o coadyuvante a una medicación o técnica quirúrgica.

Las técnicas de rehabilitación de los músculos del suelo pélvico tienen como objetivo principal que la mujer tome conciencia de que existen estos músculos y de cómo puede contraerlos. De esta forma conseguirá a través de la contracción voluntaria el aumento de tono y la fuerza muscular. En las mujeres con disfunción del suelo pélvico se recomiendan los ejercicios de Kegel. Deben realizarse alrededor de 15 veces, al menos en 6 momentos del día, durando cada contracción unos 3 segundos. Un momento característico de realizar el ejercicio es durante la micción, intentando interrumpir varias veces el chorro miccional.

Foto: Manuel Medina

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt