900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Limpieza del cordón umbilical

Mientras están en el útero, los bebés reciben las substancias nutritivas y el oxígeno que necesitan a través de la placenta, la cual está conectada a la pared interna del útero. A su vez, el bebé tiene una abertura en su abdomen por donde sale el cordón umbilical que lo une a la placenta.

Después del nacimiento del bebé se corta el cordón umbilical y se sujeta con una pinza especial para evitar que sangre, quedando el muñón umbilical.

Una vez se cae el muñón (entre la segunda y la tercera semana de vida), queda una pequeña herida que cicatriza en tres o cinco días. Cuando ésta se cae, pueden aparecer unas gotitas de sangre por lo que lo más importante es mantener el cordón umbilical y la zona de la tripita que lo rodea limpio y seco.

Así, una de las lecciones que los padres deben llevar bien aprendida antes de salir del hospital, tras el nacimiento de su hijo, es cómo limpiar y cuidar el cordón umbilical del recién nacido.

Pasos para su limpieza:

  1. No cubrirlo con el pañal.

Basados en la premisa de mantener el cordón umbilical siempre limpio para evitar una posible infección es importante no cubrirlo con el pañal, puesto que esto facilitaría que se ensuciara con las heces o la orina del bebé. Para ello dobla hacia abajo la parte superior del pañal para dejar el cordón expuesto al aire.

  1. Evitar el exceso de humedad.

Cuanto más seco se mantenga el cordón, antes se desprenderá y menos riesgo habrá de infección. Para conseguirlo, es recomendable no sumergirlo por completo esta zona del abdomen durante el baño del niño. También es conveniente que, cuando se manche, se limpie con un poco de agua y jabón, secando muy bien al finalizar con una toalla de papel de cocina.

  1. ¿Hay que utilizar un antiséptico?

Los padres deben seguir las recomendaciones de su pediatra al respecto. Los expertos concluyen que hace la misma función usar antiséptico de 70 grados o clorexhidina, que no usar nada puesto que lo más seguro para el cordon es mantenerlo siempre seco y limpio.

  1. Aplicar gasa estéril

Antes de proceder a la limpieza del cordón, es muy importante que el adulto se lave bien las manos. A continuación, se impregna una gasa estéril humedecida en la solución antiséptica y se limpia con suavidad alrededor de la zona del cordón que permanece unida al abdomen del pequeño. Los especialistas recomiendan realizar este proceso al menos dos veces al día.

  1. Dejar que caiga de forma natural.

Después de entre 5 y 15 días, el cordón se seca por completo y se desprende de la piel del bebé. Hay que dejar que caiga por sí mismo, de forma natural, y no intentar arrancarlo aunque esté casi desprendido. Si la caída se demora más de tres semanas los padres deben acudir a su pediatra para que valore al pequeño.

  1. Cuidados después de la caída del cordón.

Cuando se caiga el muñón umbilical, puede que haya un poco de sangre en el pañal. No te asustes, porque esto es normal. Mientras no se le caiga el muñón a tu bebé, evita darle baños en la tina, y dale solo baños de esponja ya que es conveniente seguir con la limpieza del cordón hasta que el ombligo quede totalmente seco.

A veces, tras la caída y secado del muñón umbilical, quedan algunos pedacitos de piel nudosa y puede haber supuración de fluído claro o amarillo en el ombligo, lo que se considera el granuloma umbilical. En estos casos, es aconsejable ir al pediatra.

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt