900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Los mejores consejos para cuidar al bebé recien nacido

Cuando viene al mundo es una bendición. En cambio minutos después comienza el estrés, ¿cómo le cuido? ¿Que hago ahora? Comienzan los problemas del cuidado del bebé, sobre todo aquellos padres primerizos

Es por esto que a continuación te proponemos una serie de consejos que pueden ayudarte a llevar una paternidad saludable y que no caigas en los NO cuidados del pequeño:

  1. Baño del pequeño

Lava a tu pequeño en seco, con leche limpiadora, hasta que se caiga el cordón umbilical. 48 horas después de esta caída, la hora del baño se convierte en un ritual muy apropiado para relajar al bebé. Pon el agua a temperatura agradable entre 34 y 37 ºC y que le cubra su cintura y evitar así el enfriamiento.

Para introducirle y sujetarle en la bañera basta con sostener firmemente su cuello y cabeza; colocar una mano bajo sus nalgas y dejar que su espalda descanse en tu antebrazo.

Respecto a los lavados, lávale el pelo cada dos o tres días para evitar la formación de costra láctea. Además añádele al agua una crema o un aceite corporal infantil varias veces al día para que se hidrate su piel.

Hay veces que su piel se vuelve amarilla por el exceso de bilirrubina en la sangre. Ante esto, la solución es sacar al pequeño a la calle, pero sin exponerle al sol directamente. Sácale en horas templadas del día. si hace frío ponle un gorrito que le tape la cabeza (es la zona por la que más calor pierde) y le cubra bien los oídos (son muy propensos a las otitis)

  1. Cura del ombligo

El cordón umbilical es necesario que lo cures para prevenir infecciones, manteniéndolo seco y limpio pero nunca le quites la pinza. No debes preocuparte por el hecho de que tarde en desprenderse.

Una vez caído, al cabo de unos 10 días, limpia la zona cada vez que le bañes, deja que le dé un poco el aire hasta que se seque del todo. Después desinfectalo con antiséptico, usa una gasa y deja que cicatrice tranquilamente.

  1. Dormir al pequeño

El pequeño tiene una rutina de sueño en el interior del útero que debemos, al menos al principio, adaptarnos a su ritmo de vida sin pretender que él se adapte al nuestro y no desesperar en el intento. (pero recuerda que esto no se debe forzar, porque cada niño evoluciona a su ritmo). Hay que tener en cuenta que su sistema nervioso todavía no ha madurado del todo y hasta que esto no suceda, no habrá manera de que duerma del tirón por la noche. 

Para ello su ambiente de sueño es fundamental:

En primer lugar, mantén su cuarto a unos 20 ºC, ponle un pijama finito y mételo en un sacopijama que le abrigue bien y le permita moverse sin riesgo de taparse la cabeza con la ropa (aún no sabe destaparse).

Además de esto, es importante que el pequeño disponga de su propio cuarto, auqnue que sepa que por el día en el salón y por la noche en su cuarto. Así empezará a distinguir el día y la noche y su organismo comenzará a ir habituándose a una rutina de sueño.

Pero no sólo esto, las posturas de sueño son también fundamentales para un correcto descanso:

-Colócale siempre boca arriba:“con los pies al pie de la cuna”, poniendo el embozo más abajo, para que no pueda deslizarse bajo la ropa puesto que en esta posición el riesgo de muerte súbita disminuye notablemente. Si es propenso a vomitar, puedes ladearle la cabecita o acostarle sobre un plano inclinado.

-Al tumbarle, conviene que unas veces le pongas la cabeza mirando al frente, otras a un lado y otras a otro; pues aún tiene inmaduro el sistema circulatorio y es fácil que la zona sobre la que descansa se le amorate, se le enrojezca o se le quede totalmente pálida.

A su vez también es bueno para que los huesos del cráneo tampoco se le deformen.

  1. El pecho

Cuando el bebé es recién nacido va a querer comer a todas horas y es bueno que lo haga cuando tenga hambre, da igual la hora que sea. Eso implicará una media de seis horas diarias y se repartirán cada dos o tres horas; cada toma será de unos 10-15 minutos.

Recuerda que en cada toma deberás empezar por el último pecho que ofreciste a tu pequeño en la toma anterior, que es el que siempre queda más lleno.

4. Vestir al pequeño

En épocas de frío muchas madres tienden a sobrevestir al pequeño por miedo a que se resfríen. En cambio, la sobrvestimenta hace que en el pequeño, sobre todo si se abriga mucho mientras duerme, Y es un error por muchos motivos, entre otros, porque abrigarle demasiado, aumente el riesgo de muerte súbita.

A su vez si el pequeño está más gordito, al tener más grasa perderá calor más lentamente y es probable que debas abrigarle algo menos de lo que piensas. Asi que si estornuda no te preocupes, no significa que es´te resfriado sino que es un acto reflejo típico de los neonatos, que les ayuda a despejar sus vías respiratorias.

Así, elige siempre ropa cómoda para el pequeño, fácil de poner y quitar (que no le oprima), confeccionada con tejidos naturales como el algodón o el lino. Evita la ropa con accesorios que puedan desprenderse (botones, lacitos) y con ello el pequeño se pueda meter en la boca.

Para saber si tu hijo lleva la cantidad de ropa adecuada, tócale la nuca: si está húmeda, le has abrigado mucho y debes destaparle un poco; si no, has acertado.

Ten en cuenta que los recién nacidos suelen tener las manitas y los pies frescos (no helados), porque su sistema de termorregulación no es bueno y su organismo “prefiere” mantener calientes las zonas vitales a las extremidades.

5. El lloro del pequeño 

Al dicho de “No le cojas, que se acostumbra” es negativo. En el momento en el que el pequeño llore comprueba que está todo acorde para él: que no está molesto, que su pañal está limpio, que no tiene frío ni calor, que no es su hora de comer…

Si todo está en orden, intenta calmarle hablándole, acariciándole o cogiéndole. Durante el primer año no hay riesgo de malcriarle por ello, al contrario: cogiéndole en brazos le proporcionas seguridad, algo que luego favorecerá su independencia.

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt