900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Pasos para cambiar el pañal de tu bebé

Cambiar el pañal a un bebé requiere algo de práctica, pero hasta que la consigas, necesitas saber primero bien la teoría. Convertirnos en padres no trae implícita la lección del cambio de pañal por eso hoy te enseñamos paso a paso a limpiar su culito, aplicar crema, colocar el pañal limpio y cerrarlo correctamente para que no se produzcan escapes sorpresa.

Por eso, aquí va una serie de consejos sobre cómo cambiar un pañal paso a paso:

  1. Coloca cuidadosamente al bebé boca arriba en un cambiador o bien en una superficie segura, sólida y cómoda. Procura estar a una altura considerable para no doblar la espalda durante el proceso de cambio de pañal.
  2. Tener todos los materiales necesarios a mano. Es decir, toallitas húmedas, crema protectora y un pañal nuevo. Debemos tener en cuenta que no se puede dejar solo al bebé ni un segundo por lo que necesitamos tenerlo todo al alcance de la mano.
  3. Desnúdale de cintura para abajo. Retira las cintas autoadhesivas del pañal sucio, ábrelo, levanta las piernas del bebé y ciérralo aplastando la parte delantera del pañal contra la trasera. Si hay deposiciones, utiliza la parte delantera del pañal para retirarlas de la piel, siempre de delante hacia atrás. Coloca el culito del bebé sobre la parte delantera exterior del pañal.
  4. Retirar el pañal sucio y limpiar el culete del bebé con la toallita húmeda (un algodón humedecido en agua también podría servir). Las hay de diferentes marcas, para distintos tipos de piel, con y sin perfume, con y sin crema, etc. Hay que prestar especial atención ante posibles reacciones en la piel como la dermatitis del pañal.

Así, si es niña, limpia siempre de delante hacia atrás, es decir, de la vagina hacia el ano, para evitar posibles infecciones. Si tu bebé es niño, limpia el pene igual que los pliegues y el resto de la zona del pañal sin intentar forzar la separación entre el glande y el prepucio, que todavía puede tardar en producirse.

  1. Seca cuidadosamente la zona con una toalla o una toallita seca, sobre todo, los pliegues de la piel.
  2. Aplica crema protectora para aislar la piel de la humedad alrededor del ano y en la entrepierna. Asegúrate de extenderla bien y recuerda que no es necesario aplicar mucha cantidad.
  3. Levanta las piernas del bebé, cierra el pañal sucio de atrás hacia delante con las cintas autoadhesivas y retíralo.
  4. Abre el pañal limpio y coloca la parte trasera por debajo del culito de tu bebé. Despliega la parte delantera y colócala por entre las piernas, cubriendo sus genitales.

Una vez que ambas partes estén a la misma altura, puedes abrocharlo utilizando las cintas autoadhesivas que encontrarás a ambos lados de la parte trasera del pañal. Deberás ajustarlo lo suficiente sin que le apriete la tripa, ni quede suelto como para que pueda haber escapes.

Momentos de higiene como éste, tendrás varios a lo largo del día; al menos durante las primeras semanas. Eso sí, además de una rutina de aseo, el cambio de pañal es un momento ideal para compartir mimos, masajes y juegos con tu bebé.

Foto: Sellers Patton

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt