900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Por qué y cuándo se realiza una biopsia corial

La biopsia corial es un procedimiento diagnóstico invasivo que consiste en la obtención de vellosidades coriales de la placenta.

Es una técnica relativamente reciente ya que se introdujo a finales de los años 80, habiéndose convertido en la actualidad en una técnica de rutina.

PORQUÉ SE REALIZA:

Actualmente la biopsia corial se considera la técnica de elección de anomalías cromosómicas y enfermedades hereditarias en el primer trimestre.

1.- Estudio cromosómico:

  • Si el cribado de primer trimestre (cribado bioquímico + translucencia nucal) nos da un riesgo combinado alto (1/250) para Trisomía 21 (Síndrome de Down) ó Trisomía 18 (Síndrome de Edwards).
  • Si ha existido una anomalía cromosómica en alguna gestación previa.
  • Si existe una anomalía cromosómica en alguno de los progenitores.
  • Para confirmación de un diagnóstico preimplantacional tras implantación de uno a más embriones en técnicas de reproducción asisitida.
  • Si existe discordancia de más de una semana entre gemelos, diagnosticado de forma precoz mediante la medición ecográfica de la longitud de los embriones.
  • Para estudio genético tras una aborto cuando ha habido más abortos previos.

2.- Enfermedad monogénica con diagnóstico molecular o bioquímico.

CUÁNDO SE REALIZA UNA BIOPSIA CORIAL

La biopsia corial se realiza entre las semanas 10 y 14 de embarazo. Se puede realizar a través del cuello del útero por vía transcervical (entre las semanas 10 a 14) o por vía transabdominal entre las semanas 11 a 14.

  1. Vía Transcervical: Se introduce un espéculo vaginal y se localiza el cervix. Se introduce una pinza semirrígida a través del cuello uterino y se accede a la placenta mediante control ecográfico continuo, de donde se extrae una muestra de las vellosidades coriales.
  2. Vía Transabdominal: Se realiza una asepsia de la pared abdominal y posteriormente anestesia local. Se punciona con un trócar hasta llegar a la placenta bajo control ecográfico continuo. Se retira el fiador y a través del trócar se introduce una pinza fina hasta el corion, de donde se extrae la muestra.

La elección de una u otra técnica, transcervical o transabdominal, depende de la experiencia de cada ginecólogo. Se recomienda tras la biopsia corial reposo unas 24 a 48 horas.

Debe administrarse gammaglobulina anti-D a todas gestantes Rh negativas antes de 72 horas.

Contraindicaciones:

  • No debe realizarse antes de la semana 10 de embarazo porque se ha asociado a defectos en las extremidades con acortamiento de los miembros.
  • Pacientes seropositivas para VIH, hepatitis B y hepatitis C con alta carga viral.
  • Casos de isoinmunización.

En un 2% de los casos los resultados no son concluyentes, debiéndose proponer una amniocentesis y estudio del líquido amniótico.

Las complicaciones más frecuentes de la biopsia corial son el sangrado vaginal, si se realiza por vía transcervical, y el dolor abdominal en la zona de la punción en el caso de haberse realizado por vía transabdominal.

Existe un pequeño riesgo (1%) de rotura prematura de membranas y de infección del líquido amniótico y las membranas (corioamnionitis).

El riesgo de aborto ha ido disminuyendo con la experiencia de los equipos, siendo en la actualidad menor del 1%

Algunos estudios indican que el riesgo de aborto es similar en la biopsia corial por vía transcervical que en la amniocentesis.

Foto: Raúl Hernández González

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt