900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Primera visita al pediatra

¡Enhorabuena! Ya eres mamá y… ¡comienza la aventura! Tu bebé va a necesitar tus cuidados pero también los de su pediatra, que se convertirá en su mayor medicina. Una vez que tu bebé ha nacido, a los 2 o 3 días (quizás 5 si ha sido por cesárea), podréis volver a casa y empezar a pensar en la primera visita al pediatra.

La primera visita al pediatra se realiza a los 15 días, dejando los días de antes para que el hospital donde nació le pueda hacer las pruebas del talón. Esta primera cita es muy importante, tu bebé conocerá al que será su médico durante los primeros años de vida y tú podrás resolver todas y cada una de las dudas que aún te quedan en la cabeza tras ser mamá. El pediatra que elijas seguirá en todo momento el crecimiento de tu hijo y creará un vínculo afectivo con él muy necesario para que el resto de visitas se hagan más amenas.

Esta primera visita abarca dos objetivos fundamentales: comenzar el historial clínico de tu bebé y revisar su anatomía completa.

Historial clínico

El pediatra es el encargado de unir los diferentes datos de tu bebé en el historial clínico. En este historial aparecerá información sobre el embarazo, el tipo de parto, pruebas realizadas en el hospital (como la ya mencionada prueba del talón), información genética y posibles enfermedades hereditarias. Se claro con el pediatra y coméntale todo tipo de enfermedades familiares que puedan ser hereditarias, además de llevar los resultados de las diferentes pruebas que te hayas realizado durante el embarazo, él las sabrá interpretar mejor que tú para redactar el que será el informe de salud de tu bebé el resto de su vida.

Revisión corporal

Es el momento de que el pediatra le haga una exploración en profundidad a tu bebé, que pueda valorar cómo se encuentra físicamente. Alguna de las cosas que le hará a tu bebé serán:

– Estado del ombligo.

Auscultar y palpa abdomen.

Pesar y medir la altura y la circunferencia craneal (para conocer el estado de las fontanelas)

– Órganos genitales.

– Revisión de boca, ojos, nariz y oídos.

– Reflejos y movimiento de las extremidades.

No olvides preguntar todas las dudas que te surjan al pediatra, coméntale todo aquello que te preocupa en el cuidado de tu bebé y pídele consejo a la hora de elegir unas cremas u otras. El pediatra sabrá qué es lo que mejor le puede ir a tu bebé.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt