900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)
suelo pélvico

¿Qué cambios sufre el suelo pélvico durante el embarazo? Problemas y soluciones:

El suelo pélvico está constituido por un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal por su parte inferior. Su función primordial consiste en mantener los órganos pélvicos en una posición adecuada ya que si ésta se modifica, se puede alterar el normal funcionamiento de estos órganos. Los tejidos que forman las estructuras del suelo pélvico son capaces de adaptarse a los diferentes cambios, tanto de presión como posturales, que tienen lugar en nuestra vida cotidiana. Sin embargo, si estos tejidos se debilitan, pueden surgir problemas de incontinencia urinaria, incontinencia fecal, descenso del útero y disfunciones sexuales.

El propio embarazo, por el peso del útero y por las modificaciones hormonales que tienen lugar, supone ya una sobrecarga para el suelo pélvico, pero no resulta difícil imaginar que la distensión que sufre el canal del parto durante la salida del feto, ocasiona alteraciones muy sustanciales, que hoy en día son causa de preocupación para muchas mujeres. Las mujeres delgadas, con un buen desarrollo muscular en la zona del periné, se benefician de una recuperación más temprana después del parto, pero hay que tener en cuenta que durante las primeras tres o cuatro semanas del puerperio, se está produciendo la “vuelta a la normalidad“y hay que tener paciencia, ya que pequeñas pérdidas de orina se van a resolver espontáneamente.

Consejos para fortalecer el suelo pélvico:

En los últimos años han tenido gran predicamento los ejercicios para reforzar la musculatura del suelo pélvico, denominados ejercicios de Kegel, que se pueden iniciar en los primeros días tras el parto. Durante el puerperio, además, hay que evitar permanecer de pie durante periodos prolongados, no se debe coger peso excesivo y se debe corregir el estreñimiento, ya que todos los esfuerzos que supongan un aumento de la presión intraabdominal pueden empeorar los síntomas. Por este motivo, si se inician ejercicios para la musculatura abdominal, se deben realizar los denominados ejercicios hipopresivos. Si pasados dos meses después del parto, persiste el debilitamiento del suelo pélvico, se puede iniciar la rehabilitación del mismo en unidades especializadas, ya que el tratamiento quirúrgico debe quedar reservado a los casos que no responden a dichos tratamientos.

Foto de Raúl Hernández González

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt