900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

¿Qué es el colecho?

Acabas de dar a luz a tu bebé y llegó el momento de salir de la clínica y que conozca donde va a vivir. Llegas a casa y aunque tienes una cuna preparada para acostarlo no te quieres despegar de él, todos tus sentidos están alerta y prefieres tenerlo lo más cerca posible por lo que acaba durmiendo con vosotros. Lo que a priori parecía ocasional se ha convertido en una rutina y todas las noches os acostáis los tres en la misma cama. Pues amiga, al estar compartiendo cama con tú bebé estás practicando el colecho.

He puesto este ejemplo en el supuesto de que lo hagas sin tener conocimiento de ello, pero la verdad es que es una práctica consciente bastante normal en muchas regiones del mundo. Antiguamente se hacía por necesidad. Debido a la falta de espacio en las casas sólo se tenía una cama y dormían todos juntos pero una vez que se resolvió ese problema se convirtió en una opción más, en una manera de cómo quiero criar a mi hijo.

Actualmente hay mucha controversia si es mejor o peor, de hecho los psicólogos infantiles expertos reunidos en los “cursos de actualización de pediatría”, promovidos por la Asociación Española de Pediatría de Atención Primarias (AEPAP), no son capaces de ponerse de acuerdo todavía. Hay unos que están a favor y otros en contra, pero la verdad es que ambas opciones tienen sus virtudes y sus inconvenientes. Os los voy a exponer a continuación:

VIRTUDES DEL COLECHO

  • Al dormir la madre en la misma cama que el bebé favorece la lactancia a la hora de las tomas, de hecho al amamantan casi el doble de veces los primeros 3 meses de vida. Se crea un horario cómodo y estructurado para ambos y dentro de lo agotador que es, hacerlo de esta manera lo suaviza un poco a la par que ayuda a sincronizar los ciclos del sueño.
  • Reduce el riesgo de que tu hijo padezca apnea infantil (fuertes ronquidos al dormir que pueden producir ahogo). Al sincronizar los sueños está aumentando los episodios de sueño rem (fases de sueño no profundo) y al tener un sueño algo más ligero haga que se despierte y se mueva para evitarlo. Este síndrome se llama Riesgo de Muerte Súbita del Lactante. Además se ha demostrado que se obtiene un mayor desarrollo neuronal en esa fase rem y cuanto más tiempo permanezca en ella mejor se desarrollará neuronalmente.
  • El estar los tres juntos en la misma cama noche tras noche hace que potencie el vínculo afectivo y potencia la conexión entre los miembros de la familia
  • Estudios demuestran que la madre actúa como regulador térmico para el bebé. Si este tiene la temperatura baja la madre le aportará el calor necesario y si por el contrario tiene demasiado calor, la temperatura térmica de la madre descenderá para que él la regule.
  • Otros estudios exponen que el colecho produce un bienestar general del bebé que deriva en la disminución del llanto, de que tenga hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en la sangre), mejora su autoestima al verse siempre arropado y reacciona mejor ante situaciones de estrés.

 

INCONVENIENTES DEL COLECHO

  • Corremos el riesgo de tener nosotros mismos un sueño tan profundo que acabemos sin querer aplastando o asfixiando al pequeño. El riesgo se hace mayor si el niño tiene poco peso. La iglesia lo llegó a prohibir ya que era una de las causas más elevadas de muerte infantil. También lo que se teme es que esas muertes eran provocadas al ser hijos no deseados o por tener la incapacidad de mantenerlos.
  • El anterior punto es controvertido ya que al dormir en la misma cama con el bebé tenemos unos mecanismos de alarma innatos en el ser humano que hace que estemos siempre pendientes. Eso también repercute en nuestra calidad del sueño por lo que no se llega a descansar lo necesario y aumenta el cansancio.
  • Aunque haya que guardar la cuarentena del reposo, el mero hecho de que esté en la misma cama puede repercutir en la pareja ya que se pierde ese momento de intimidad sumamente necesario.
  • Puede repercutir en que el niño se muestre incapaz de dormir sólo y necesite la presencia de la madre para ello. Eso provoca un inconveniente a las horas de las siestas y puede aumentar el estrés de la madre al no tener un momento libre para descansar.

 

Si te interesa la práctica del colecho debes tener en cuenta los siguientes aspectos para realizarlo de una forma segura y sin problemas:

  • No se debe dormir con el bebé si se fuma, se toma cualquier tipo de medicina o droga que pueda trastocar el sueño haciéndolo demasiado profundo, se ha ingerido bebidas alcohólicas o si se padece alguna enfermedad.
  • Es recomendable que se instale un sidecar en forma de cuna, acoplado a la cama en vez de dormir en la misma para asegurarnos de no asfixiarlo. Hay que asegurarse de que quedan a la misma altura para evitar que se quede atrapado.
  • En el caso de que utilices la cama, esta debe tener unas dimensiones apropiadas para la comodidad de los tres y el colchón no puede ser blando, contra más rígido mejor. Obviamente las camas de agua quedan descartadas.
  • No es recomendable para bebés no lactantes ya que la madre no regulará tan bien el sueño con el niño y es más probable caer en ese sueño profundo.
  • Para el padre es más complicado tener ese sistema de alarma natural y es más sensible al sueño profundo, por lo que es recomendable que el bebé no duerma en medio sino que lo haga en el lado de la madre. Para ello hemos comentado lo del sidecar, pero si no es recomendable acoplar otro colchón o instalar algún sistema de seguridad para evitar que el bebé pueda caerse de la cama.
  • Tampoco es bueno que la habitación tenga un exceso de calor ni arroparlo en demasía ya que como hemos explicado antes, la propia madre es la que regula la temperatura del pequeño.
  • Todo lo que tenga pelo como mantas, peluches o colchas, incluyendo a los animales de compañía, deben de ser retirados de la cama.
  • Evitar cubrir la cabeza del niño, así que los cojines o cualquier elemento como las almohadas que puedan provocarle asfixia habrá que quitarlos.
  • Si se padece de obesidad extrema tampoco es recomendable dormir con él.

Ahora que ya posees toda la información necesaria sobre el colecho está en tu mano la elección. Su práctica va a más allá de las recomendaciones de psicólogos o médicos, es algo más personal y, si tienes dudas, hagas lo que hagas hazlo porque estás convencida y te sientes a gusto con ello y seguro que tomas la mejor elección.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt