900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

¿Qué son células madre de cordón umbilical?

La sangre de cordón umbilical contiene células madre hematopoyéticas similares a las que existen en médula ósea. Estás células según la definición anterior, son células madre adultas multipotentes.

Las células madre hematopoyéticas (CMH) tienen la capacidad de autorrenovación y diferenciación a cualquier célula especializada de la sangre: glóbulos rojos o eritrocitos, glóbulos blancos o leucocitos (granulocitos, monocitos y linfocitos) y plaquetas (Figura 1). Esta potencialidad es explotada médicamente en la realización de trasplantes tanto de sangre de cordón como de médula ósea, dos fuentes alternativas de CMH capaces de reconstituir el sistema inmunológico y hematopoyético (o sanguíneo) de un individuo.

Desde hace años, las células madre hematopoyéticas se emplean rutinariamente para el tratamiento de pacientes con leucemias, linfomas malignos y otras enfermedades inmunohematológicas con indicación de trasplante hematopoyético.

Las células madre de sangre de cordón umbilical son muy fáciles de recoger mediante un procedimiento inocuo, sin riesgo para la madre ni para el recién nacido. Son células con mayor capacidad de proliferación, -es decir que con menos células madre es posible regenerar todo el sistema inmunológico-, que las CMH obtenidas de la médula ósea.

Al realizar un trasplante, estas células se diferencian en glóbulos rojos – portadores del oxígeno-, glóbulos blancos –que luchan contra las infecciones- y plaquetas – que ayudan a cicatrizar las heridas.

En los tratamientos de cáncer, el paciente es sometido a una alta dosis de radio o quimioterapia que destruyen su sistema inmunológico y hematopoyético al mismo tiempo que destruyen las células cancerígenas.

Posteriormente, se le infunden al paciente las células madre para que se multipliquen, se implanten y regeneren un nuevo sistema sanguíneo e inmunológico que posibilite la vida del paciente.

Una característica específica y muy relevante de la sangre de cordón umbilical, y que le confiere todavía más interés terapéutico, es el menor grado de maduración y reactividad de las células inmunitarias (linfocitos) presentes en el inóculo, en comparación con médula ósea. Esta es la razón por la cual es posible realizar trasplantes sin una compatibilidad total entre la sangre de cordón y el paciente, sin que de esto se derive un mayor riesgo de enfermedad injerto-contra-huésped.

Gracias a esta diferencia, los trasplantes de sangre de cordón umbilical pueden ser aplicados a muchos más enfermos que los de médula ósea, manteniendo la misma (o incluso mayor) eficacia y persistiendo la tasa de complicaciones en niveles clínicamente aceptables.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt