900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Se descubren parches biológicos, a partir de células madre, capaces de tratar infartos

Si ya vimos cómo las células madre eran capaces de tratar corazones infartados, una nueva investigación ha llegado y otorga una nueva segunda oportunidad al corazón más allá del desarrollo de células madre de segunda generación.

En un infarto mueren millones de células cardiacas; ante esto se intenta prevenirlo y tratarlo lo más rápido posible para reducir su daño; pero ¿y si esa parte dañada/perdida del corazón se pudiera recuperar? La regeneración del tejido muerto supondría un gran salto en el tratamiento y evitaría mucha patología derivada.

Así lo ven posible investigadores adscritos al Institut del Cor del hospital público Germans Trias i Pujol de Badalona, junto con el Centro de Medicina Regenerativa de Barcelona (CMRB) y el Instituto de Biotecnología de Cataluña (IBEC), que han desarrollado un parche biológico elaborado con células madre de cordón umbilical que, implantados en la zona dañada de un corazón infartado mediante una operación quirúrgica, logran reducir la necrosis de la lesión hasta en un 35%.

Para lograrlo, dichos investigadores utilizaron un fragmento de tejido cardiaco (de pericardio humano de donante), lo descelularizaron (se eliminan las células del donante) y lo emplearon a modo de matriz para recubrirlo de células madre (de las llamadas mesenquimales de cordón umbilical) al lugar que se quiere que ayuden a regenerar.

Los resultados sobre ratones de laboratorio (el modelo animal con un sistema cardiovascular más parecido al humano) han demostrado la capacidad del parche para integrase en el tejido dañado en cuestión de semanas, generando angiogénesis (nuevos vasos sanguíneos) y mejorando la contractilidad del tejido necrosado a los dos meses del trasplante, reducir factores de riesgo como el tabaquismo o la hipertensión y mejorar la detección; así como acelerar la atención médica para que la fase aguda sea más corta y con menos secuelas.

“Después de unos 15 años de trabajo y muchos ensayos con animales ya estamos preparados para aplicar los parches a personas”, señala Antoni Bayés- Genís, uno de los directores de la investigación

Son varios los equipos científicos de Alemania, Estados Unidos, Israel y Japón que trabajan en esta línea, aunque con matrices y células madre diferentes.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt