900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Síntomas de alerta durante el embarazo

Lo habitual es que el embarazo transcurra sin complicaciones, pero como proceso natural también existen ciertas situaciones de riesgo que debemos conocer para poder acudir al médico y controlarlas.

Es difícil determinar a priori cuándo llamar al hospital, al ginecólogo o acudir directamente al centro sanitario sin perder ni un minuto.

A continuación podemos exponer algunos de los caso en los que se debe acudir al hospital para ser valorada por un especialista.

Signos de alerta en el embarazo

– Fiebre de 38 grados centígrados o más. La fiebre alta durante varios días puede dañar al feto. Cuando se conoce el origen de la fiebre no es necesario que sea vista en el hospital. Puede tomar paracetamol de 1 gramo cada 6-8 horas, si no es alérgica. Si la fiebre persiste, o no baja con el paracetamol, debe consultar lo antes posible.

– Dolor abdominal intenso semejante a una contracción muy fuerte, larga, que no remite ni cede con paracetamol,  sobretodo si se acompaña de un sangrado oscuro, al inicio del embarazo. Hay que descartar un embarazo ectópico.

– Dolor, dificultad o sangrado al orinar, que pueden deberse a una infección de orina.

– Vómitos continuos que no ceden con los tratamientos habituales. Ésto puede deberse a una hiperemesis del embarazo, o a otras enfermedades, y causar deshidratación

– Diarrea frecuente que se alarga por más de un día, sobre todo si contiene sangre o mucosidad.

– Accidente de tráfico o golpes importante en el abdomen, debe acudir para valorar placenta y bienestar fetal

– En caso de hinchazón de tobillos, y sobretodo cara o manos, ya que podría tratarse de una preeclampsia

– Trastornos de la visión como tener la vista borrosa, ver destellos, manchas…

– Fuertes dolores de cabeza, acompañados normalmente de los trastornos de la visión anteriores.

– Sangrado vaginal abundante, igual o mayor que una regla. En el primer trimestre puede deberse a un aborto, en el segundo y tercer trimestre, hay de descartar un sangrado por una placenta previa o una vasa previa, con importantes consecuencias para el embarazo. Si el sangrado es escaso (manchado), puede provenir del cuello del útero y no tiene relevancia clínica (después de un examen ginecológico, de tener relaciones sexuales)

– Micción dolorosa o ardiente, junto a temblores y fiebre o dolores de espalda. Ésto puede deberse a una infección de tracto urinario, desde una cistitis sin importancia hasta una infección renal.

– Descenso de actividad fetal muy evidente. Para notar bien los movimientos del bebé hemos de estar en reposo y pendientes, porque en la actividad diaria es posible que sí se haya movido pero no nos percatemos.

– Al final del embarazo, si se rompe la bolsa de las aguas y el color del líquido es amarillento o verdoso, o acompañado de sangre en cantidad como una regla. Si el color es claro, también hay que consultar, pero con menor urgencia.

La mayoría de estos signos no tienen por qué indicar necesariamente problemas graves para la salud de la madre o el bebé, pero ante la duda y el riesgo, es mejor acudir al hospital.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt