900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Trucos para evitar sofocos en el embarazo

Durante el embarazo la temperatura corporal y con ello la hidratación es importante para evitar los sofocos, ocasionados por una reacción normal del cuerpo de la embarazada ante los desajustes hormonales y fisiológicos en este periodo. Sin duda, uno de los síntomas más molestos de la embarazada.

Estos sofocos aparecen con más frecuencia en el primer y tercer trimestre —aunque pueden darse durante cualquier fase de la gestación e incluso durante la lactancia— generalmente por el día. Entre los síntomas destacan un acaloramiento repentino, sudores (generalmente en cabeza, cuello y pecho) y pies calientes, teniendo la sensación de que hace más calor del real.

En cambio, la temperatura corporal no asciende por lo que no llega a gravedad de una fiebre, ni se prolonga durante días; pero aún así es molesto así que te damos algunos trucos que, junto con la hidratación, pueden ayudarte a evitarlos:

  1. Sustituir baños de agua caliente por agua tibia o templada, tanto en verano como en invierno; pero tampoco demasiado fría. Tanto el agua muy fría como muy caliente pueden afectar a la salud del pequeño
  2. Utilizar ropa transpirable: huir de prendas que no sean livianas o transpirables, ya que la sensación de agobio por tener demasiado calor es la que puede generar más sofocos
  3. Comer ligero: las comidas copiosas no son recomendables en el embarazo pues la comida con mucha grasa hará además que las embarazadas tengan repentinos calores debido al cambio en su metabolismo también en la digestión. Para ello lo mejor es llevar una dieta sana y equilibrada.

Estos son algunos de los trucos que te damos para aliviar los sofocos. Con esto, si los tienes en cuenta ¿por qué iba a ser duro el embarazo?

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt