900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Una niña de 6 años se recupera favorablemente de una leucemia infantil tras una terapia con la sangre de su cordón

Un estudio divulgado en la revista científica internacional Journal Pediatrics confirma los beneficios del transplante de sangre de cordón a través del caso de una niña estadounidense de tres años, víctima de leucemia, que recibió un trasplante de su propio cordón umbilical en el Advocate Hope Children´s Hospital de Oak Lawn en EEUU.

Según Ammar Hayani, oncólogo pediátrico que trató a la niña, que tiene ahora seis años, “la pequeña se recupera favorablemente gracias al transplante que le ayudó a recuperarse de la quimioterapia”. Esta terapia tuvo lugar gracias a la previsión de sus padres, que en el momento del nacimiento decidieron guardar la sangre del cordón umbilical en un banco privado por si era necesaria más adelante.

En 2003, la niña fue diagnosticada del cáncer infantil más común: leucemia linfoblástica aguda y comenzó un largo tratamiento de quimioterapia. Rápidamente se logró la remisión de la enfermedad, pero 10 meses después el cáncer había reaparecido, lo que revelaba que la leucemia era especialmente agresiva y que probablemente no respondería bien al tratamiento.

El equipo médico del Advocate Hope Children´s Hospital le realizó un trasplante con las células de la sangre de su cordón umbilical, administrándole previamente un protocolo de quimioterapia más agresivo y radioterapia en todo el cuerpo.

Normalmente en estos casos, los médicos tendrían que haber elegido entre un trasplante de sangre o de médula de un familiar o de un donante no emparentado pero los miembros de la familia no eran compatibles y el trasplante había que realizarse con rapidez, así que se decidieron por utilizar las células del cordón de la propia paciente.

“Los resultados, hasta ahora, sugieren que fue una buena decisión”, comentó el grupo de médicos que se encargaron de la realización del trasplante, según el estudio divulgado en la edición de enero de la revista Journal of Pediatrics. “Una recaída parece poco probable en este momento, y tiene una excelente calidad de vida, mucho mejor que si hubiera recibido células madre de un donante”, concluyó el médico.

 

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt