900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Útero bicorne. Definición y efectos del embarazo

El útero bicorne es la más frecuente de las malformaciones congénitas de la cavidad uterina.

El útero normal tiene forma de pera, pero el útero bicorne presenta una hendidura en la parte superior, lo que provoca que el útero tenga forma de corazón.

Su parte inferior (o parte caudal) es normal, pero la parte superior está dividida en dos. De ahí su nombre, ya que parece un útero con dos cuernos. Esto se debe a una fusión incompleta de los conductos de Müller, cuyo desarrollo se completa alrededor de la semana 16 del desarrollo embrionario.

La hendidura en la parte superior puede ser más o menos profunda, pero siempre existe algún grado de comunicación entre los dos cuernos. Puede ser parcial, abarcando un tercio, la mitad o dos tercios de la cavidad uterina, o completa llegando el cérvix y duplicándolo, denominado útero bicorne bicollis.

Esta malformación no causa síntoma alguno ni molestias, y solo se descubre si se realizan determinadas pruebas (como una ecografía o una histeroscopia).

El mayor problema que presenta es que puede afectar a la fertilidad de una mujer. Muchas de las mujeres que sufren esta malformación se quedan embarazadas sin problemas. Sin embargo, para otras puede traer consigo diversas complicaciones:

– Infertilidad: En general, las mujeres con útero bicorne no tienen más dificultades para lograr un embarazo que una mujer con un útero sin anomalías, aunque en muchos casos será una gestación de riesgo.

– Abortos: Diversos estudios sugieren que sí que existe asociación entre el aborto espontáneo en las primeras semanas de gestación y el útero bicorne. Solo cuando una mujer presente varios abortos sucesivos habrá que plantearse una intervención quirúrgica.

– Gestación: Aparte del riesgo de aborto, estas gestaciones suelen transcurrir sin problemas hasta el tercer trimestre, momento en el que el bebé puede tener poco espacio. Esto implica un aumento del riesgo de parto prematuro. Es recomendable en estas pacientes realizar un cribado de parto prematuro, midiendo la longitud del cuello del útero en distintas semanas del embarazo. Si el cuello del útero presenta un acortamiento, se recomendará reposo y se puede pautar tratamiento.

– Trabajo de parto: Las anomalías del útero también provocan que los bebés se sitúen en posición de nalgas en vez de con la cabeza hacia abajo. En estos casos, se recurre a puede recurrir a la versión cefálica externa, al parto vaginal de nalgas si se cumplen criterios, o a una cesárea.

En resumen, la mayoría de mujeres con útero bicorne no presentan problemas de fertilidad, aunque sí tienen mayores riesgos de sufrir un aborto espontáneo, un parto prematuro o una cesárea, por lo que se debe seguir esta gestación más de cerca.

No todos los úteros bicornes son iguales. Según la gravedad que presente la malformación, será más o menos probable la aparición de complicaciones, y por tanto precisarán un mayor o menor control de la gestación.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt