900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Ventajas del contacto piel con piel entre el bebé y su madre.

Aunque tradicionalmente, tras el parto, la matrona o el obstetra entregaban inmediatamente el bebé al neonatólogo, con el fin de que éste lo examinara para comprobar su estado de salud, en los últimos años se defiende una postura mucho más humanizada, que aboga por el contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido.

Ventajas del contacto piel con piel

Lejos de responder a un capricho o ñoñería, la comunidad científica sabe hoy en día que esta conducta aporta grandes beneficios, tanto para la madre como para el niño. Además de disminuir de forma significativa la ansiedad materna, es capaz de combatir el estrés del recién nacido, tras el brusco cambio que supone su salida al medio exterior, un medio hostil y absolutamente diferente al intrauterino. Además, mejora la interacción madre-hijo, facilita que el recién nacido coja el pecho y aumenta el éxito de la lactancia materna.

Precauciones a tener en cuenta

Sin embargo, el contacto piel con piel debe llevarse a cabo con la máxima seguridad, ya que las primeras horas suponen un auténtico reto para la adaptación a la vida extrauterina. De esta manera, tras los primeros treinta minutos en los que el bebé es más reactivo, se sucede una fase que dura aproximadamente dos horas, en las que el recién nacido tiene tendencia al sueño y al sopor. Este periodo es particularmente vulnerable y requiere de una serie de medidas de vigilancia, de forma que si se está realizando el contacto piel con piel,

la madre deberá permanecer semiincorporada, despierta y comprendiendo la importancia de observar la actividad y el color de su hijo.

Se debe evitar colocar al recién nacido boca abajo o con la cara tapada y si se coloca en el pecho, es fundamental facilitar su respiración teniendo cuidado de no obstruir la nariz. Si la mujer está cansada, cosa muy frecuente sobre todo si el parto tiene lugar de madrugada, debe permanecer acompañada y con disponibilidad de personal sanitario. El contacto piel con piel supone una experiencia muy gratificante para la mayoría de las mujeres, pero se debe realizar siempre en un contexto de seguridad para el recién nacido.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt