900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Vulvovaginitis por hongos

Se trata de un motivo de consulta muy frecuente del embarazo, en la gran mayoría de las ocasiones, el hongo causante será la cándida albicans.

Debemos diferenciar dos entidades clínicas, la colonización, que sería la aparición del hongo en cultivo de flujo vaginal, citología o bien en la inspección clínica pero sin ocasionar ningún síntoma en la paciente, y la infección o vulvovaginitis, en la que sí que habría una respuesta inflamatoria a la presencia de ese hongo en la vulva o la vagina con los consiguientes síntomas en la paciente.

Hay estudios en embarazadas sin ningún síntoma en las que se ha realizado cultivos de flujo vaginal durante el primer trimestre en los que se observa la presencia de hongos hasta en un 38% de las pacientes.

Los síntomas habituales son picor, sensación de quemazón y un flujo aumentado blanquecino y grumoso, aunque también puede cursar sin flujo, con sequedad y grietas en los pliegues genitales.

Peculiaridades en el embarazo:

El embarazo, al igual que la toma de anticonceptivos hormonales, es un factor predisponente para el aumento de la cantidad de hongos. Los estrógenos cuyo nivel aumenta enormemente durante el embarazo, genera unas condiciones propicias para el crecimiento del hongo.

Se trata de una infección ampliamente estudiada. Respecto a su repercusión en el embarazo, especialmente su posible relación con la amenaza de parto pretérmino, no se objetivó aumento de parto pretérmino en las pacientes con hongos. Otro de los puntos de interés son los efectos del paso del bebé durante el parto por un territorio infectado por hongos, el cual únicamente supondría un aumento de las grietas peribucales, también llamadas “ boceras” o rágades, que no suponen ningún problema importante para el neonato.

¿Cuándo y cómo tratar?

Sólo se tratará la gestante que tenga síntomas.

Durante el embarazo se tratará sólo de forma tópica o local, con óvulos vaginales o crema vaginal al igual que en la paciente no gestante, sin embargo no debe llevar ningún tratamiento oral, ni fluconazol ni itraconazol.

La aplicación local del tratamiento, con el dedo o bien con cánulas no supone ningún problema para el embarazo, ocasionalmente puede producir algún sangrado ligero por tener más edematizado y desarrollado el cuello del útero en la gestante, pero se trataría de un sangrado escaso y externo, que no afectaría al embarazo y que no debe confundirse con una amenaza de aborto.

A la pareja sólo se le dará tratamiento si tiene síntomas o bien si se trata de una infección repetida o recidivante o bien que no responde al tratamiento. No es obligatoria la abstinencia sexual.

 

Foto: Manuel Medina

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt