Top Menú

LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)
Celos entre hermanos

Celos entre hermanos, ¿cómo deben actuar los padres?

Los hermanos son unas de las personas más importantes que hay en nuestra vida, crecemos a su lado y compartimos infinidad de cosas con ellos. Claro está que cuando se es niño no es tan sencillo ver esto, sobre todo cuando viene un nuevo miembro a la familia con la clara intención de quitarte el protagonismo. ¿Cómo deben actuar los padres ante los celos entre hermanos? ¿Qué se debe hacer y qué no? Con los tips que vamos a compartir contigo todas tus dudas quedarán resueltas.

Celos entre hermanos, ¿a qué se deben?

Los celos entre hermanos están a la orden del día y, en contra de lo que pueda parecer, puede sentir celos el hermano mayor y también el pequeño. Los celos se definen como una llamada de atención ante un sentimiento desconocido que no se sabe cómo manejar. Esto desencadena en gritos, peleas, entre hermanos, rabietas, llantos y tristeza; y es que aunque los celos vengan en cientos de manuales para padres, cada niño y cada niña tiene una forma de expresarlos. Lo primero que debemos tener en cuenta como padres es que los celos son normales, que prácticamente todos los niños los sienten en algún momento de su infancia y que nosotros, mamá y papá, tenemos al alcance de nuestra mano las herramientas adecuadas para enseñar a los niños a gestionar estas rencillas.

Dale a cada niño el protagonismo que necesita

Lo celos son normales pero no algo negativo, así que nada de pensar que como es una situación común ya se pasará sola. Ante comportamientos agresivos de un hermano hacia otro o hacia cualquier miembro de la familia o del entorno los padres debemos actuar basándonos en el diálogo y la comunicación. Se trata de dejar espacio individual para que cada pequeño tenga la libertad de contar cómo se siente y también de recibir el protagonismo que como ser humano necesita. Sabemos que no es fácil verlo así, sobre todo cuando las rabietas llegan al final del día, pero merece la pena intentarlo.

Además de darle a cada peque su protagonismo no está de más que también tengan un lugar único que vean como rincón seguro al que puedan acudir cada vez que lo necesiten, basta con un trocito de la habitación.

Si riñen entre ellos no te posiciones del lado de ninguno

Común es también que niños de edades similares pelee o riñan entre ellos. Si la cosa no va a más, es mejor dejar que lo solucionen entre ellos, les será de gran ayuda de cara a futuras relaciones sociales. En los casos en los que haya que intervenir para evitar que se hagan daño o rompan las cosas deberemos hacerlo con palabras autoritarias pero amables y llenas de respeto. Nada de posicionarse de lado de ningún niño, los dos han tomado parte en la riña por lo que ambos tienen su parte de responsabilidad.

Evita hacer comparaciones

Cosas como no comparar a los hermanos, no hablar delante de ellos como si no estuvieran, no escucharles o no darles un abrazo cuando lo necesitan aunque no lo pidan son cosas que en nada ayudan a tratar los celos entre hermanos. ¿A qué tienen una solución muy sencilla?

Predica con el ejemplo

No resulta sencillo ver cómo se pelean los hermanos por este o aquel motivo pero tienes que tener una cosa clara, tu ejemplo es el que ellos van a seguir. Si pierdes los nervios, les hablas de malas maneras, impones castigos o no dejas que se expliquen ellos verán que este es el modo de solucionar las cosas y así se comportarán en momentos futuros. Más vale coger aire y salir de la habitación unos segundos que empeorar las cosas, ¿no crees?

Gestionar los celos entre hermanos es clave para que en el futuro tengan una buen relación, ahora ya sabes lo que hay que hacer y lo que no.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt