Top Menú

LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)
Consejos para gestionar las rabietas de los niños

Consejos para gestionar las rabietas de los niños

Seguro que estás de acuerdo con esto, gestionar las rabietas de los más peques de la casa es quizás menos complicado que gestionar el enfado que tiene uno cuando ve que el niño no escucha, grita a más no poder y se niega atender a razones. Y es que son esas emociones en estado puro que salen sin más las que hacen que un niño pierda el control, claro está, que la cosa deriva en llantos y más llantos. ¿Qué podemos hacer los padres para gestionar las rabietas de los niños? Primero de todo, pensar que son etapas por las que todos pasan en mayor o menor medida y segundo, revisar los útiles consejos que aquí compartimos contigo. ¡Empezamos!

Las rabietas de los niños: ¿qué podemos hacer para gestionarlas?

Queda claro entonces que las rabietas o berrinches se dan por la frustración y la ira que siente el niño o la niña y que le lleva a expresas su sentimientos sin control alguno, en ocasiones incluso diciendo palabrotas o tirando todo lo que esté a su alcance. Es importante tener claro que se les debe dejar que se frustren, si se enfada y grita porque quiere un juguete y tú, que al principio dijiste que no, acabas cediendo, pensará que esta es la forma de conseguir lo que quiere. ¿Sabes esa frase que dice que la tolerancia a la frustración es uno de los mejores regalos que le podemos hacer los padres a los hijos? ¡Razón no les falta! Detallemos, pues, cómo podemos ayudar a los hijos con el complejo tema de las rabietas.

Sé un modelo a seguir para tus hijos

Si tú lees, tu hijo leerá, si tú reciclas tu pequeño hará lo propio y si tu gritas y te enojas, él, que todo lo imita, también lo hará. Sabemos que no es fácil mantener el control en plena rabieta y no acabar gritando tanto o más que el niño, pero hay que armarse de paciencia pues son comportamientos que en nada favorecen su conducta.

Un abrazo a tiempo es una victoria

Si ves que tu hijo está a punto de iniciar un berrinche, no le pongas normas ni le regañes, tan solo dile que le quieres y ofrécele un abrazo. Por cierto, es algo que también funciona cuando ya están de lleno en la rabieta. Una vez que se ha calmado, es el momento de hablar con él para explicarle las cosas desde el cariño y el respeto. Se le debe de poner límites si ha hecho algo como faltar al respeto pero siempre en un tono correcto, educado y con palabras que pueda entender.

Si la rabieta se puede prevenir, actúa

Veamos esto con un ejemplo; si el niño siempre suele sacar su enfado cuando sabe que tiene que irse del parque, trata de anticiparte. Avísale que en cinco minutos será hora de volver a casa y dile también lo que haréis después, cenar, leer un cuento… Los berrinches son amigos del cansancio y el hambre por lo que anticiparse y contar con algo de fruta para tomar entre horas será de gran ayuda.

Respeta su espacio y deja margen a su autonomía

Otra forma de ideal de gestionar las rabietas de los niños es respetar su espacio y su autonomía. Todos decimos frases como: ‘lávate los dientes’ o ‘recoge tus juguetes’ varias veces al día. Incluso cuando recién entran por la puerta de casa y no han tenido tiempo de hacer nada. Darles un poco de margen, más aún cuando están en esa etapa delicada en la que se frustran por todo, da grandes resultados.

La palabra ‘no’ ha de decirse con moderación

Y esto se une a lo que hemos comentado en el punto anterior. Se les debe decir a los niños ‘no’ cuando es necesario, pero quizás se podría decir lo mismo pero con otra expresión. En lugar de ‘no te voy a comprar esas chuches’ puedes decir ‘tal vez las compremos el fin de semana’.

A partir de ahora gestionar las rabietas de los niños será un poquito más fácil, ¿no crees?

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt