900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Dolor de pelvis en el embarazo

El dolor de pelvis es una de las molestias más comunes durante el embarazo. Se estima que entre el 5 y el 10% de las mujeres en estado de gestación sufren molestias en la región púbica, las ingles, las caderas y en la parte superior de los muslos.

Las madres primerizas suelen experimentar dolor de pelvis a partir de la semana 28 de embarazo; es común que las mujeres que ya han tenido un parto anterior experimenten molestias antes que en un embarazo primerizo.

Causas del dolor de pelvis durante el embarazo

Las dos mitades de la pelvis se encuentran conectadas a través de una articulación rígida llamada sínfisis púbica, que se encuentra reforzada por una red de ligamentos. Para que el bebé pueda atravesar la pelvis en el parto, el cuerpo produce una hormona llamada relaxina, que es la encargada de ablandar los ligamentos de la pelvis.

El dolor de pelvis durante el embarazo suele deberse a una disfunción de la sínfisis pública, que se produce cuando las articulaciones de la pelvis se aflojan, dejando un espacio mayor de lo normal entre los dos huesos ilíacos. El espacio normal entre los dos huesos pélvicos de la mujer es de unos 5 milímetros y durante el embarazo suele ensancharse hasta 3 milímetros más. Cuando el espacio entre las mitades pélvicas supera los 10 milímetros se habla de diástasis, afección poco común que sólo es posible diagnosticar a través de rayos X.

Los síntomas más comunes de esta afección son los dolores en la pelvis, en la espalda y en las caderas. Las molestias también pueden extenderse hasta muslos y piernas y el dolor suele ser más agudo durante la noche que durante el día.

¿Cómo se trata esta disfunción?

El uso de un cinturón de soporte o una faja para la pelvis puede proporcionar un rápido alivio. Los ejercicios — especialmente para los músculos del abdomen y del suelo pélvico — constituyen una parte importante del tratamiento y están dirigidos a mejorar la estabilidad de la pelvis y la espalda. La hidroterapia puede ser útil algunas veces.

El fisioterapeuta te indicará qué hacer para que las actividades normales de todos los días sean menos dolorosas y cómo lograr que el parto sea más fácil.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt