Top Menú

LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Educando a los niños con el ejemplo

Los padres somos un gran modelo para nuestros hijos. Nos observan constantemente y aprenden continuamente de nosotros. Por ejemplo, es más difícil que nuestros hijos lean mucho por mucho que se lo digamos si nosotros preferimos la televisión y nunca nos ven leer. Pasar un rato leyendo juntos ayudará a que lo asimilen mejor, como una actividad que disfrutar.

Pero esto es solo un ejemplo. Educar con el ejemplo va mucho más allá de realizar una actividad concreta que queremos que aprendan. Como adultos muchas veces somos cuidadosos con lo que decimos y cómo lo decimos, pero quizás no tanto con lo que hacemos. Cuando cruzamos adecuadamente el paso de cebra es más fácil que los pequeños lo respeten y sigan el ejemplo que si nos ven cruzar por donde no se debe aunque les digamos que no se debe.

Algunos valores importantes en los que queremos profundizar en este post son:

  • La honestidad. Para que nuestros hijos sean honestos, los padres debemos serlo con ellos y con nosotros mismos. Ellos lo perciben y lo asimilan. Los adultos debemos pedir perdón por nuestros errores para que los niños sepan que así debe ser. No vale con castigarles y transmitir el mensaje de que si el que se equivoca es el padre, no hay consecuencias. La comunicación es muy importante en las relaciones parento-filiales.
  • La empatía. Debemos ser empáticos y explicar a nuestros hijos el significado de este importante concepto. Hablar con ellos de cómo pueden sentirse los demás ante determinadas actuaciones o como se sentirían ellos si alguien les hiciese algo que no le gusta. Hay que intentar escuchar sin juzgar. Atentamente, para comprender el punto de vista de los más pequeños.
  • El respeto. Para educar con el ejemplo, debemos mostrar nuestro respeto hacia ellos y hacia los demás. Enseñándoles a respetar a los demás niños y a nosotros mismos. Estableciendo límites y cumpliendo lo que decimos, pidiendo también que lo cumplan nuestros hijos. Los niños no necesitan padres perfectos, sino padres respetuosos, empáticos y honestos, que sean felices consigo mismos y sepan aceptar las emociones y frustraciones que nos encontramos a lo largo de la vida.

Esperamos que estos consejos para educar con el ejemplo os hayan resultado útiles, ¿añadirías algo? Dejadnos un comentario en el blog o en redes sociales, ¡os escuchamos!

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt