900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Errores en la alimentación de las embarazadas

Durante el embarazo muchas mujeres cometen el error de “comer por dos“, una teoría sin base científica que ha pasado de abuelas a madres y de éstas a hijas y que no resulta para nada beneficioso ni para la mujer ni para el bebé. Pero no es el único error que muchas embarazadas cometen durante los 9 meses de gestación. ¿Quieres conocer cómo debe ser tu alimentación en este momento de tu vida tan importante de tu vida?

Errores en la alimentación de las embarazadas

La dieta de una mujer embarazada debe ser igual que la de cualquier persona sana, pero con algunos cuidados especiales, por eso los médicos recomiendan que las comidas sean suficientes, pero sin obsesionarse con el incremento de peso; frecuentes, tomar menos pero cada cierto tiempo y, sobre todo, equilibrada y variada, ya que tiene que incluir alimentos de todos los grupos.

Todo con tres claros objetivos: cubrir las necesidades nutritivas de la mujer, satisfacer las exigencias alimenticias para el desarrollo y crecimiento del feto y preparar al organismo materno para afrontar favorablemente el parto y promover, en el caso de que se quiera, la futura lactancia materna.

Teniendo en cuenta una serie de pautas que a continuación pasamos a enumerar, una mujer embarazada puede comer “casi” de todo.

Evitar la sal

De todos es conocido que el excesivo consumo de sal produce, entre otras cosas, una retención de líquidos, algo que en las mujeres embarazadas aumenta por su cambio y aumento de peso. Por eso es necesario no pasarse con la sal, pero tampoco suprimirla de las comidas. Como siempre, ¡todo con moderación!

Comer pescado crudo

En los próximos meses debes tener mucho cuidado con alimentos como el sushi. Pueden contener bacterias o parásitos que dañen la salud de tu bebé. Lo mejor es que todo el pescado que vayas a consumir lo congeles al menos durante 24 horas y, cuando lo quieras tomar, lo descongeles en el frigorífico.

Saltarse comidas para no engordar

Por miedo a engordar, muchas embarazadas deciden no desayunar o no merendar. Las consecuencias de este acto es un pico de azúcar en sangre que puede repercutir en la salud de bebé. Recuerda, siempre cinco comidas al día.

Tomar quesos sin pasteurizar

Los quesos elaborados con leche cruda deberían estar fuera de la dieta de una embarazada, porque existe el riesgo de Listeria monocytogenes. Nos referimos, por ejemplo, al queso de feta, de mozzarella o al de cabrales. Para estar siempre segura de sus componentes, lo mejor es mirar si está fabricado con leche pasteurizada, es decir, leche tratada.

Ingerir carne cruda

Seguramente habrás oído hablar de la toxoplasmosis, una infección que pone en serio peligro al bebé y que se ocasiona por la ingesta de carnes sin cocinar o de embutidos crudos curados. Ante las ganas de un bocadillo de jamón serrano, mejor que haya estado congelado tres días antes, y si nos apetece un solomillo, que esté muy, muy, muy bien pasado.

Ensaladas, ¿sí o no?

Por supuesto que sí, pero aunque sea una ensalada que esté preparada y envasada es muy importante lavar las hojas antes. Esta acción también debería repetirse con las frutas y las verduras, si no queremos tener ningún susto.

 

Sigue estas premisas y disfruta de un embarazo feliz y sano.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt