900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

¿Es mejor dar el pecho que dar el biberón?

La lactancia materna es la mejor forma de alimentar a los bebés durante los primeros meses de vida. En las últimas décadas del siglo XX, hemos asistido a un descenso muy acusado de la lactancia materna, en favor de la alimentación mediante biberones con las llamadas “leches maternizadas”, término que afortunadamente ha sido desterrado, ya que inducía a engaño. Probablemente han sido muchos los factores que han contribuido a este cambio: la incorporación de la mujer al mundo laboral, las campañas publicitarias en el terreno de la alimentación infantil y el mito de que el cuerpo de la mujer “se estropea” si da el pecho a sus hijos.

La lactancia materna ofrece importantes beneficios para el recién nacido y así, tanto la OMS como UNICEF, consideran que es un alimento inigualable para la nutrición y el desarrollo del bebé. La leche materna tiene además la capacidad de aportar de forma natural defensas para evitar infecciones como la gastroenteritis o las infecciones respiratorias. La madre también se beneficia, ya que cuando está lactando el útero se contrae mejor y por tanto disminuye el sangrado puerperal. También facilita la pérdida de peso después del parto, en contra de lo que tradicionalmente se ha dicho a este respecto, y tiene cierta acción anticonceptiva. Por último y en el terreno emocional, la lactancia materna contribuye a establecer y mantener los lazos emocionales entre la madre y su hijo y a que ambos se vayan conociendo.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt