Top Menú

LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)
La crisis de los 2 años, ¿es tan mala como dicen?

La crisis de los 2 años, ¿es tan mala como dicen?

¿La crisis de los 2 años de niños y niñas es tan mala como dicen? Pues sí y no, la cosa va a depender del carácter de cada pequeño, de cómo actuemos los padres y del ejemplo que les demos. Esa crisis de la que se habla a esta edad tan temprana y que muchos llaman la adolescencia de los niños, es una fase más de crecimiento en la que se pueden dan rabietas y rebeldías; saber entenderles, estar a su lado y mostrarles respeto y cariño es la clave de todo.

¿Qué quiere decir la crisis de los 2 años?

Pues ni más ni menos que tu hijo está creciendo y crecer también quiere decir nuevas etapas y momentos de crisis pues necesitan dar con un nuevo modo de entender el mundo que les rodea, algo que no siempre es sencillo, sobre todo si entra en juego una oleada de sentimientos difíciles de comprender y explicar.

Es esta etapa de su infancia en la que niños y niñas empiezan a tener consciencia de su yo y, poco a poco, interiorizan todas las cosas que han aprendido hasta ahora que no son pocas: caminar, decir palabras y frases, jugar, reconocerse como una persona distinta a mamá y papá… Y claro, tanto cambio y tantas novedades hace que nuestros hijos se comporten de un modo diferente.

La llamada crisis de los 2 años es una etapa imprescindible en su desarrollo pues empiezan a tomar consciencia de su personalidad, a probar donde están los límites que le ponemos y los propios suyos y a darse cuenta de que también tienen gustos y preferencias como los demás y que no siempre son las mismas que han tenido hasta ahora.

¿En qué se caracteriza la etapa de los dos años?

Si tu peque se encuentra inmerso en ella bien sabrás que se identifica por:

  • Rabietas, pataletas y llantos.
  • Protestas y más protestas cuando les dices que no a algo.
  • Ellos mismos dicen la palabra ‘no’ cada dos por tres, entre otras cosas porque los papás se la decimos mucho.

Que no cunda el pánico, no es más que una muestra de la independencia que necesitan y que muchas veces choca con nuestro pensamiento de que aún son muy pequeños para hacer tal cosa.

¿Qué podemos hacer los padres para gestionar la crisis de los 2 años?

Ahora viene lo más importante y también lo más complejo, que los padres sepamos gestionar bien esta etapa para que todos podamos salir bien parados de ella, es decir, que el niño comprenda que puede explorar el mundo pero dentro de unos límites razonables, es pues, este el primer consejo que debemos tener en cuenta:

Poner límites y normas razonables

No hay edad para empezar con los límites y las normas, por supuesto que estas han de ser razonables y entendibles a la edad del niño. Lo que se busca con ello es darles seguridad y hacerles ver que hay cosas que sí se pueden hacer y otras que no, lo que nos lleva a la frustración, otra cosa que van a empezar a experimentar y que será esencial para su desarrollo como personas.

Paciencia, paciencia y más paciencia

Este es el segundo mejor consejo que podemos darte, ¡ármate de paciencia! La etapa la van a pasar sí o sí, más o menos intensa, pero todos los niños tienen que pasar por ella, así que, fija los límites, echa mano de la serenidad, ponte en su lugar y acompañada a tu hijo siempre desde el respeto y la comprensión.

Cuentos y libros

Leer un cuento que hable de esta fase de la infancia le ayudará a entender un poquito mejor cómo se siente, además, le servirá como distracción. Cuando veas que va a tener una rabieta, dile que se siente contigo en el sofá a leer un libro, ¡verás que no puede decirte que no!

Las rutinas también ayudan mucho

Los hábitos y las rutinas en las que se deje un gran espacio para el juego con mamá y papá ayudan al pequeño a sentirse seguro, sobre todo cuando llega el final del día y está más cansado. Por otro lado, háblale de las emociones y dale alguna herramienta que pueda usar para expresarlas, por ejemplo, caritas de papel en la que una sonríe, otra está triste… Tu hijo podrá coger una u otra según como se sienta en ese momento.

Recuerda que debes ser un ejemplo a seguir en esta etapa y en cualquier otra, si tus hijos ven que controlas tu emociones ellos harán lo mismo.

¿A que ahora la crisis de los 2 años no te parece tan terrible? ¡Ánimo!

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt