Top Menú

LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Los niños y el miedo al agua, ¿cómo ayudarles?

Normalmente los bebés pueden comenzar a ir a la piscina a partir de la edad de 4 meses. Hoy vamos a daros varios consejos para que los más pequeños empiecen a disfrutar del agua y pierdan el miedo. ¡Ya está aquí el verano y la piscina puede ser un buen plan!

Recomendamos consultar al pediatra en cada caso particular. Este es el primer paso siempre, para tener la seguridad de que el pequeño ya está preparado para comenzar las clases de natación.

Una vez confirmado este primer punto, ¡empezamos con los consejos!

 

Recomendaciones para la piscina

  • En las clases deberían enseñarte a sujetar al bebé correctamente para que más adelante puedas hacerlo con confianza y seguridad. Pregunta cualquier duda que te surja, nadie es experto cuando comienza con algo y todos lo sabemos. La información y las instrucciones deben quedar claras en todo momento.
  • El objetivo es que el pequeño se acostumbre al agua. Acepte la sensación, la disfrute, que pierda el miedo. El primer logro será este, el más importante para más adelante empezar a aprender a flotar y a moverse en el agua con mayor soltura.
  • Es muy común que las primeras veces el bebé llore, ya que es una nueva sensación y puede sentir miedo. Muéstrate segura y ten paciencia, se acostumbrará y acabará disfrutándolo como muchos otros niños, aunque al principio cueste un poco.
  • Por último, para que el niño se sienta más cómodo, te proponemos llevar a la piscina los juguetes que suelas usar al bañarlo en casa. Así relacionará la bañera con la piscina y no le parecerá tan nuevo y extraño al principio al reconocer sus juguetes.

A partir de los 3 y 4 años los niños ya pueden empezar a aprender a nadar. La idea es que vean la piscina como un sitio divertido. No debemos obligarles a entrar al agua por la fuerza en ningún momento, ya que puede quedarles una imagen negativa y de rechazo a la piscina tras vivir un momento que puede ser muy desagradable para ellos.

Con esta edad, puedes sujetar al pequeño desde las axilas y transmitirle seguridad. Ver que estás ahí sujetándole le dará confianza y compartir esa experiencia seguro que os encanta a ambos.

¡Esperamos que os haya sido útil! Si tenéis cualquier duda dejadnos un comentario y si os ha parecido interesante podéis compartirlo para que otras madres y padres aprendan también estos tips para la piscina.

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt