Top Menú

LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Masajes para bebés: ventajas & recomendaciones

¿Cómo dar un masaje a un bebé? Lo mejor es hacerlo con repeticiones suaves y lentas de cada ejercicio. Según el pequeño vaya creciendo, se irá incrementando la presión o fuerza ejercida de forma gradual.

 

Recomendaciones para el masaje del bebé

Para empezar a dar los masajes debemos tener en cuenta que hay que esperar al primer mes de vida. Y en esta etapa, los masajes durarán unos pocos minutos, que se podrán ir alargando hasta un máximo de 10 minutos. Además, siempre estaremos pendientes de las reacciones del bebé.

Los primeros días, los masajes deben aplicarse sólo en brazos y piernas. Podremos añadir después el pecho, la cara y la espalda. Si el bebé se queja y llora al tocar su abdomen, insiste suavemente. Puedes aliviar las molestias típicas de los cólicos. Además, es bueno establecer cierta rutina para que tu hijo sepa cuándo va a recibir su masaje.

A estas edades, lo ideal es comenzar por el breve masaje para continuar con el baño. Sin embargo, a partir de los 6 meses, es preferible lo inverso. Es decir, primero dar el baño al bebé y después el masaje.

Puede que al principio el bebé se extrañe al recibir las primeras veces su masaje, pero esto puede deberse a que le asuste, a que las manos estén algo frías… No debe preocuparnos, iremos poco a poco hasta que se vaya acostumbrando.

Por último, repasaremos los…

Los beneficios del masaje

  • Fortalece el vínculo afectivo.
  • Hidrata su piel y estimula su sentido del tacto. (En nuestro blog tenemos varios artículos sobre el sentido del tacto en el bebé y su importancia, ¡no te los pierdas!)
  • Ayuda al bebé a ser consciente de los límites de su cuerpo.
  • Refuerza su sistema inmunitario.
  • Algunas maniobras alivian ciertos trastornos como los cólicos, los gases o ayudan a expulsar flemas en caso de catarro.

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt