900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

“No tardamos en decidirnos y contratar sus servicios”

Todo comenzó viendo la televisión,. En un programa hablaban de las células madre del cordón umbilical y la importancia de conservarlas para que, en el caso de que tu hijo/a tuviera una enfermedad en el futuro, se le garantizara la supervivencia. “¡Madre mía!”, pensé. En ese momento, estaba embarazada de pocos meses. Como todos queremos lo mejor para nuestros pequeños, no paraba de darle vueltas y hacerme preguntas… ¿Y sí nos pasa a nosotros? ¿Qué haremos si no tenemos esas células? ¿Será muy caro? ¿Lo podré hacer sin problemas?.

Lo hablamos y decidimos informarnos. Así que el primer paso fue por Internet. Hay varios bancos e hicimos comparativas y, finalmente, nos decidimos por IVIDA sin dudarlo. Nos dio muy buena sensación y ofrecían garantías que otros no ofrecían. Pero antes de ponernos en contacto con ellos, preguntamos a nuestro ginecólogo de si los conocía. “¡Hombre!”, exclamó. Continuó diciendo: “a fecha de hoy son los mejores pero también los más caros”. Pero estaba equivocado en lo último, no eran los más caros y encima te dan garantías y seguridad de que si ocurriera una enfermedad pudieras hacer un buen uso de tus células.

Me puse en contacto con IVIDA a través de su web, me llamaron en seguida y me enviaron información. No tardamos en decidirnos y solicitamos contratar sus servicios, algo que volvería hacer y que recomiendo.

Cuando aceptamos sus servicios nos mandaron todo el material que deberíamos llevar el día del parto (kit IVIDA) y todos los papeles y contratos a rellenar. Cuando llegó todo me agobié, pensé que podía ser un trámite difícil, pero estaba confundida; todo resultó muy sencillo con las instrucciones que se mandan. Rellenamos todo, hablamos con el ginecólogo, se lo comentamos a la matrona y avisamos para que el día del parto extrajeran las células del cordón umbilical.

Todo parece muy sencillo pero es imposible estar algo nervioso. Sigues haciéndote preguntas sobre si se acordarán de cogerlas, de si todo saldrá bien y de si las recogerán a tiempo. Todo fue rodado. Me puse de parto, cogimos todos los bártulos, nos fuimos a la clínica. Dí a luz y cuando avisamos a IVIDA del feliz acontecimiento, ¡vinieron enseguida!.

Finalmente, IVIDA me remitió un informe con los resultados y ahora mis células madre están conservadas por ellos en el banco de células que tienen en Lisboa (que es uso exclusivo para nuestra familia).

Gracias IVIDA, ¡ahora si que estamos más tranquilos!

Comparte

Notícias relacionadas

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt