900 847 500
LLÁMENOS GRATIS
(L-V de 9:00 a 21:00, S-D y festivos de 9:00 a 18:00)

Uso de células inmunitarias de la sangre de cordón umbilical en inmunoterapia frente al cáncer

Durante años, las bases de tratamiento del cáncer eran la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia. A pesar de los avances en el tratamiento y cuidado de los pacientes con cáncer durante las últimas décadas, el cáncer sigue siendo una enfermedad con un amplio margen de mejora en cuanto a eficiencia terapéutica. En la mayoría de los casos, la quimioterapia y la radioterapia siguen siendo la primera línea de actuación, siendo con frecuencia insuficientes para la curación total del paciente, como por ejemplo en pacientes con un cáncer hematológico agresivo donde se tiene que recurrir a un trasplante hematopoyético como segunda opción.

En las dos últimas décadas, terapias dirigidas como los fármacos imatinib (Gleevec®) y trastuzumab (Herceptina®), los cuales atacan directamente a las células cancerosas al dirigirse a cambios moleculares específicos, se han establecido como tratamientos convencionales para muchos cánceres. Pero, recientemente, la inmunoterapia,
entendida como el conjunto de terapias que fortalecen al sistema inmunitario de un paciente para atacar a los tumores de forma específica, ha emergido como lo que muchos en la comunidad de oncología llaman ahora la “quinta columna” de tratamiento del cáncer.

Dentro de esta inmunoterapia, la sangre de cordón umbilical está empezando a ser un elemento bastante prometedor. Esta sangre, ya es bien conocida como fuente para trasplante de progenitores hematopoyéticos, donde presenta ventajas sobre la sangre periférica o la médula ósea respecto a los requisitos de compatibilidad y la
disponibilidad para llevar a cabo el trasplante, pero adicionalmente, la sangre de cordón presenta características inherentes, como la menor prevalencia de enfermedad de injerto frente a huésped o la rápida expansión de células T, lo cual podría proporcionar una plataforma de donde extraer estas células inmunitarias, expandirlas in vitro e incluso modificarlas genéticamente para atacar directamente las células cancerosas. Actualmente se están desarrollando trabajos para dar a conocer el alcance de todas las posibilidades que la ingeniería genética podría dar lugar a partir de la modificación de las células inmunitarias procedentes de la sangre de cordón.

Adicionalmente, la combinación de estas células T modificadas genéticamente con vacunas basadas en células dendríticas procedentes de la sangre de cordón umbilical, podría proporcionar una sinergia inmunitaria para potenciar los efectos antitumorales, algo que acabaría incrementando la supervivencia de los pacientes con cáncer.

Fuente:
https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/investigacion/celulas-t- y-car
– Lo Presti V, Nierkens S, Boelens Jj, Van Til NP. Use of cord blood derived T-cells in cancer
immunotherapy: milestones achieved and future perspectives. Expert Rev Hematol. 2018
Mar;11(3):209-218

Comparte

No hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt